Palabra: JORGE AKAMINE

El incremento salarial y sus efectos

El presidente Colegio de Economistas de Bolivia, hace un análisis de las consecuencias que genera la actual política salarial del Gobierno

 

El incremento salarial debería ser el resultado de la aplicación de una metodología, después de un análisis técnico, con el fin de separar esta decisión que tiene efectos económicos de decisiones políticas. Nuevamente, el empresariado boliviano está quedando fuera de la definición del incremento salarial, la decisión el año pasado fue tomada por el presidente del Estado y la dirigencia de la COB, haciendo caso omiso a las recomendaciones de los empresarios privados que planteaban un incremento para el 2018, que bordee la inflación con la que cerró el 2017, es decir el 2,71%.

La propuesta del Ministerio de Economía fue de 3,5% al haber básico y congelar el salario mínimo, propuesta coherente desde el punto de vista de los privados y rechazada por la dirigencia de la COB. El resultado de todo esto fue una reunión entre el Presidente Evo y la COB donde definieron un incremento del 5,5% al haber básico y 3% al salario mínimo nacional de una manera discrecional, sin fundamentos técnicos, sin una metodología clara y sin tomar en cuenta al sector empresarial como directo afectado.

Para este año, la COB plantea un incremento de 12% al haber básico y 10% al salario mínimo nacional. Al otro extremo tenemos a los empresarios privados que plantean un incremento de 2% al haber básico y se congele el salario mínimo , y quedamos a la expectativa del pronunciamiento del Ejecutivo para aclarar el panorama sobre el incremento salarial.

 

"El incremento salarial desproporcional desalienta la inversión privada, afecta a sus costos directos y estimula las restructuraciones con el fin de equilibrar costos fijos"

 

En el hipotético caso de que la decisión gubernamental sea la misma que años anteriores con un incremento de acuerdo a lo que demanda la COB, las consecuencias se reflejarían en un incremento en los costos de mano de obra de las empresas, además que los incrementos de salarios derivan en incrementos en los diferentes y varios aportes patronales, como ser Caja de Salud, subsidios y otros beneficios sociales.

El incremento de costos deriva en la disminución de utilidades o también en la elevación de precios de bienes y servicios con el fin de recuperar los incrementos en los costos, esta situación afectaría en última instancia al consumidor final, ósea la mayoría de los ciudadanos y se podría afectar en cierta forma a un incremento de la inflación. Se afectaría al empleo y se podrían generar barreras para la inserción laboral de los nuevos profesionales y por otro lado se afectaría al pequeño emprendedor en su afán de establecerse en la economía formal.

Con el fin de explicar la variación de algunas variables económicas y su efecto al incremento del salario medio general del sector privado, se puede mencionar que existe una relación directa entre el salario medio general del sector privado con la inflación, es decir una subida en la inflacióna jalaría una subida en el salario del sector privado. Al mismo tiempo existe una relación directamente entre el salario medio general del sector privado con el salario mínimo nacional, es decir una subida en el salario mínimo nacional jalaría una subida en el salario del sector privado. En la misma línea existe una relación directa entre el salario medio general del sector privado con la inversión del sector privado, es decir una subida en la inversión privada contribuiría a una subida en el salario del sector privado.

Por otro lado existe una relación inversa, entre el salario medio general del sector privado con la inversión pública, es decir una subida en la inversión pública derivaría en una disminución en el salario del sector privado. Esto pasa también con la tasa de desempleo, su efecto es inversa al salario del sector privado, es decir una subida en el desempleo derivaría en una disminución del salario del sector privado.

En conclusión, el incremento salarial desproporcional desalienta la inversión privada, afecta a sus costos directos y estimula las restructuraciones con el fin de equilibrar costos fijos. Por otra parte, al sector publico un incremento desproporcional afectaría en el incremento del gasto corriente ayudando a consolidar un nuevo año de déficit fiscal. Debemos crear una cultura de visión a largo plazo para entender lo sensible que es el tema de incrementos salariales. En el corto plazo voy a estar feliz con incremento salarial abultado, sin embargo a mediano y largo plazo posiblemente me quede sin empleo.