Economía

Palabra: agroindustria

Cadex pide liberación total del complejo oleaginoso

Debido a los precios bajos, sumado a la baja productividad a raíz de fenómenos medioambientales y a la no utilización de biotecnología, este año se dificultó la situación de todo el complejo oleaginoso.  En caso de que se hubiese utilizado nuevos eventos biotecnológicos, el efecto hubiese permitido no solo mejorar la productividad (mayor volumen) 1sino también reducir costos (menor uso de agroquímicos).

El gobierno boliviano, el 29 de mayo publicó el D.S. 3920 autorizando la exportación del 60% de grano de soya, para posteriormente el 27 de junio aprobar el respectivo reglamento.

Dicha reglamentación define la “libre exportación” del grano de soya, hasta un 60% de la producción, preferencia que no fue concedida a todo el sector oleaginoso quienes continúan atados a la burocracia, regulación de precios y los cupos de exportación.

Considerando lo anterior, esta situación podría generar un desabastecimiento del mercado interno que tendrá efectos negativos sobre la economía nacional dado que la transformación del grano de soya en productos derivados como la harina, torta y aceite de soya; solo es económicamente eficiente a gran escala.

Otros efectos que tendría que sortear la Industria ante incrementos de sus costos y la baja capacidad de operación, podrían estar orientados el ajuste en  los costos fijos que pondrían en riesgo el empleo formal que generan, como así también el empleo indirecto que trae desarrollo al país y la región.

En razón de ello y para evitar futuros inconvenientes que busquen favorecer solo a algunos de los actores de la cadena productiva en desmedro de otros, y con ello poner en serio riesgo no solo: la seguridad alimentaria del país, los empleos, sino también futuros proyectos estratégicos como son aquellos orientados a la generación de energía a partir de derivados de la soya (biodiesel).

Por lo expuesto, CADEX pide la liberación total e irrestricta de todas las exportaciones de la cadena oleaginosa, además de la eliminación de todos los cupos y bandas de precios para el mercado local; la liberación de las importaciones de grano de soya, para que sea la oferta y la demanda los factores que regulen los precios de mercado.

Asimismo, proponemos medidas estructurales para mejorar la productividad del sector primario mediante el uso de la biotecnología, acceso a fertilizantes y agroquímicos, además de otras que tiendan a mejorar la productividad agrícola.

Por otro lado, se debe implementar mejoras en los sistemas logísticos, así como la facilitación y simplificación de trámites, medidas que mejoraran la competitividad de todos los eslabones de la cadena oleaginosa para que siga generando empleos y divisas que mejoren las condiciones económicas y sociales del país.