Economía

Palabra: internacional

Crisis en Argentina: dólar blue y otros 3 tipos de dólares que vuelven a convivir

El "mercado electrónico de pagos", es uno de las formas alternativas de obtener divisas. En las próximas semanas se sabrá cuánto dinero se mueve a través de estas formas alternativas de conseguir dólares

 

Los argentinos viven estos días un constante deja vuesa sensación de que se repite el pasado.

Por un lado, sienten los ecos de crisis pasadas, algo que en el país sudamericano conocen bien ya que ocurren de forma cíclica cada diez o veinte años.

Pero en estos días la sensación de haber vuelto al pasado es aún más fuerte: los controles de cambios anunciados esta semana por el gobierno han devuelto al léxico local términos que no se escuchaban desde hace casi cuatro años, cuando asumió la presidencia Mauricio Macri, así indica la publicación del portal BBC 

En esa época, los argentinos llevaban varios años conviviendo con un "cepo cambiario" impuesto en 2011 por la antecesora de Macri, Cristina Fernández de Kirchner.

Macri, un fuerte y vocal crítico de esas medidas que definió como "un error", levantó las restricciones apenas seis días después de haber asumido el mando, el 16 de diciembre de 2015.

"Levantamos el cepo y todas las restricciones cambiarias sin que ocurriese ninguna de las desgracias pronosticadas", escribió, exultante, en su cuenta de Twitter el 1 de marzo de 2016, cuando la situación económica argentina parecía encarrilarse.

Tres años más tarde, la situación es muy diferente. En medio de una recesión y tras una serie de devaluaciones que hicieron que el peso pasase a tener un cuarto de su valor contra el dólar, el gobierno -que enfrenta elecciones en octubre- volvió a imponer controles para frenar la fuga de dólares.

Si bien las restricciones, impuestas por decreto el pasado domingo, son mucho menos severas que las que regían durante los últimos años del kirchnerismo, han sido motivo de críticas y burlas contra Macri, a quien se acusa de hipocresía.

No obstante, algunos referentes de la oposición, como el exministro de Economía y hoy candidato presidencial Roberto Lavagna, dieron su aval a los anuncios, y lo cierto es que parecen haber calmado, aunque sea temporalmente, la escalada de dólar, que esta semana vio un leve retroceso.

Pero la decisión de restringir la compra de divisas por parte de las empresas, que ahora deberán pedir autorización al Banco Central, y la de limitar a un máximo de US$10.000 por mes la compra de dólares por parte de individuos, ha hecho que reviva el mercado negro de divisas.

Y también ha reflotado ciertos términos económicos que eran comunes durante el cepo de 2011-2015 y que hacen referencia a los diversos medios a través de los cuales los argentinos pueden acceder a la tan preciada moneda estadounidense, si necesitan más dólares de los que permiten los límites oficiales.

Aquí te contamos cuáles son las alternativas al "dólar oficial".

En las próximas semanas se sabrá cuánto dinero se mueve a través de estas formas alternativas de conseguir dólares.

No obstante, el gobierno se apuró en aclarar que a diferencia del cepo kirchnerista, que perjudicó incluso a los ahorristas más pequeños y a los viajeros, en esta ocasión el control "afecta solo al 2% de las personas que compran dólares".

El presidente del Banco Central, Guido Sandleris, también señaló que las medidas se tomaron debido a la "incertidumbre y volatilidad" que generaron las elecciones primarias del pasado 11 de agosto, que dieron una enorme ventaja a la oposición, liderada por Alberto Fernández y la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, favoritos ahora para las elecciones del 27 de octubre.

Con este eufemismo se conoce en Argentina al dólar negro o informal. Al estar fuera del sistema financiero formal, su adquisición es ilegal.

No obstante, los argentinos han convivido siempre con esta forma de adquirir moneda extranjera, ya sea por "cepos" y restricciones, o porque usan dinero no declarado ("en negro") para comprar las divisas.

El valor del dólar blue sigue la lógica de la oferta y demanda. Durante la época del cepo, cuando el acceso a dólares legales era casi nulo, el valor del blue triplicaba al oficial.

De hecho, cuando el precio del dólar oficial se mantiene artificialmente bajo a través de medidas como los controles de cambio, el precio de blue es el utilizado como referencia "real" para realizar cualquier transacción en Argentina, por ejemplo, la compra de una casa o auto.

Cuando el acceso al dólar oficial es muy limitado, los medios suelen dar a conocer la cotización del dólar blue a la par del oficial y el billete ilegal es ofrecido abiertamente en la calle -aunque con discreción- por casas de cambio informales conocidas como "arbolitos".

Para la mayoría de los argentinos, esta es la forma más común de acceder al dólar por fuera de los límites gubernamentales.

Dólar "contado con liqui"

Así se conoce popularmente a una herramienta financiera que permite cambiar pesos por dólares en el exterior.

El proceso, llamado formalmente "contado con liquidación" y también conocido como CCL, utiliza los mercados para acceder a la moneda estadounidense y requiere tener una cuenta en el exterior, por lo cual no es algo utilizado por el común de los ahorristas argentinos.

Funciona así: un individuo o empresa utiliza pesos para comprar acciones o bonos que coticen en Argentina y también en otro mercado internacional (por ejemplo, Wall Street).

Luego, esos activos se transfieren a la cuenta en el exterior y se venden a cambio de dólares.

El cálculo de cuántos dólares se compra a cambio de cuántos pesos determina la cotización del dólar "contado con liqui".

Esta operatoria suele realizarse a través de un agente de bolsa y ha servido en el pasado para transferir dólares al exterior cuando se prohíbe o limita a empresas y bancos girar dividendos a sus casas matrices, como vuelve a ocurrir ahora.

Si bien se cuestionó su legalidad en el pasado, ni la Justicia ni el gobierno prohibieron la herramienta.

No obstante, en su reciente decreto, el gobierno facultó al Banco Central a "establecer reglamentaciones que eviten prácticas y operaciones tendientes a eludir, a través de títulos públicos u otros instrumentos, lo dispuesto" en su medida.

Según el diario El Cronista, en la práctica esto significa que los bancos no podrán acceder a esta herramienta, aunque sí las empresas y los ahorristas.

Dólar MEP

El "mercado electrónico de pagos" (MEP) es una forma de obtener divisas que también utiliza bonos, por lo que esta herramienta se conoce alternativamente como "dólar bolsa".

En este caso los bonos que se compran -también a través de un agente- cotizan en pesos y dólares.

La operatoria es más sencilla: se compra bonos en pesos y se vende en dólares.

Pero, a diferencia del "contado con liqui", el dinero ingresa a una cuenta en Argentina.

Esto lo hace más accesible para aquellas personas que no tienen cuentas en el exterior pero también hace que esos dólares que ingresan estén sujetos a la regulación local.

En las próximas semanas se sabrá cuánto dinero se mueve a través de estas formas alternativas de conseguir dólares.

No obstante, el gobierno se apuró en aclarar que a diferencia del cepo kirchnerista, que perjudicó incluso a los ahorristas más pequeños y a los viajeros, en esta ocasión el control "afecta solo al 2% de las personas que compran dólares".

El presidente del Banco Central, Guido Sandleris, también señaló que las medidas se tomaron debido a la "incertidumbre y volatilidad" que generaron las elecciones primarias del pasado 11 de agosto, que dieron una enorme ventaja a la oposición, liderada por Alberto Fernández y la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, favoritos ahora para las elecciones del 27 de octubre.