Economía

Palabra: DEUDAS DEL ESTADO

Deudas del sector público asfixian a empresas constructoras de Santa Cruz

Las deudas de diversas entidades públicas nacionales y subnacionales con constructoras de Santa Cruz y del país, por concepto de planillas de avance de obras impagas hasta por un año y medio, están poniendo en riesgo la existencia y patrimonio de empresas formalmente constituidas, con años de trayectoria y un portafolio destacado de obras.

Así lo señala un comunicado de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz) hecho público a finales del año pasado, el cual señala que el ente gremial viene realizando intensas gestiones ante las autoridades del gobierno de transición y de la región para que se regularice esta situación, sin embargo, indican que “aún no existen acciones ni soluciones concretas y la situación es insostenible para muchas constructoras, principalmente medianas y pequeñas”.

“No hay pagos hace meses del sector público”, “la situación es desesperante”, “está en riesgo incluso el patrimonio de nuestras empresas”, son algunas de las manifestaciones reiteradas que llegaron a Cadecocruz de parte de sus asociados que construyeron obras o están desarrollándolas para la Unidad de Proyectos Especiales (UPRE), la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), la Entidad Ejecutora de Medio Ambiente y Agua (Emagua), el Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz de la Sierra; la Agencia Estatal de Vivienda (AEVivienda); por mencionar algunas.

Las deudas de las entidades públicas por planillas de avance de obras debidamente certificadas y facturadas, en muchos casos de obras concluidas y entregadas, ha generado iliquidez en las constructoras, al igual que multas impositivas y elevados costos financieros adicionales, por ejemplo por la renovación de garantías.

Miles de fuentes de trabajo directamente generados por la construcción están en riesgo de perderse con las graves consecuencias que esto implica para la economía del país en general, ya que la construcción es transversal y tiene incidencia directa en otras 17 actividades de la industria, comercio y servicios.

Las deudas acumuladas con las empresas constructoras agravan la ya difícil situación de desaceleración que enfrenta el sector desde 2017, como lo evidencian las tasas de crecimiento que no solo son las más bajas de la década sino inferiores a las del Producto Interno Bruto nacional.

En esta coyuntura de emergencia, la Cámara de la Construcción de Santa Cruz en representación de sus asociados y del sector, exige a las autoridades nacionales y regionales correspondientes, respuestas rápidas y concretas, que se traduzcan en el pago inmediato de las deudas por planillas de obras a las empresas constructoras que cumplen su trabajo, apuestan por el país y aportan al desarrollo.