Banca & Finanzas

Palabra: SISTEMA BANCARIO

Pese al diferimiento de créditos los intereses pueden ser mayores, según el Código de Comercio     

La decisión del Gobierno nacional de ampliar el diferimiento de las cuotas de créditos a las entidades financieras por los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre, que fue bien recibida por varios sectores de la población, podría caerles luego como un balde de agua fría, ya que el artículo 1310 del Código de Comercio, dispone que “los intereses corren sobre saldos deudores”.

“Mientras más tiempo el deudor difiere su crédito, mayor es el interés que debe pagar”, revela Tatiana Flores, directora de la consultora Gaceta Financiera, quien señala que la información que acompañó al Diferimiento Automático de Créditos instauró en el colectivo de los deudores la “falsa idea” de que la medida supone una suspensión en el pago de los créditos con un efecto similar al de “parar el tiempo”, hacer una pausa ante una situación inesperada, dejando intactos los montos previstos en los planes de pago hasta el momento en que se pueda o deba retomar su cumplimiento.

Sin embargo, sostiene Flores, el carácter genérico de la Ley Excepcional de Diferimiento de Pagos de Créditos y Reducción Temporal del Pago de Servicios Básicos, con relación al cálculo de los intereses, permitió mantener subsistente el precepto legal establecido en el artículo 1310 del Código de Comercio que dispone que “…los intereses corren sobre saldos deudores…”, quebrando de esta manera la expectativa de los deudores respecto a la inalterabilidad de los montos establecidos en los planes de pago, ya que al no reducirse el capital el interés se calcula sobre el último saldo registrado.

El inciso 5, artículo 1310, del Código de Comercio, señala: “El acreditado asume, en el momento de la formalización de contrato, la obligación de pagar al banco una comisión, haga o no uso total o parcial del crédito y los intereses corren sólo sobre saldos deudores diarios que serán cubiertos al vencimiento de los plazos parciales estipulados. Vencido el plazo sin haberse efectuado el reembolso, corren, asimismo, los intereses morotorios”.

Reclama.bo, plataforma gratuita de asesoramiento al consumidor, explica el impacto de diferimiento de créditos en los intereses, en el siguiente video: 

 “Los intereses están siendo diferidos y desde el 1 de enero se empezará a pagar”, expresa Agustín Mamani, presidente de la Confederación nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), entidad que representa a más de 650.000 unidades productivas.

El titular de Conamype sostiene que el diferimiento de créditos es solo un paliativo y a la vez es prolongar la agonía de los microempresarios, “pero es lo que hay por el momento, no tenemos otra alternativa que acogernos a eso, ya que los intereses sí o sí vamos a tener que pagar, hubiera sido bueno que haya una condonación”, indica.

Mamani explica que desde el paro indefinido de octubre del año pasado, el sector de la micro y pequeña empresa ha venido sufriendo pérdidas y, lamentablemente, la pandemia este año les dio ‘el tiro de gracia’, por lo que más de 450.000 unidades productivas están en situación de bancarrota.

“No tenemos mercado, no hay circulante en este momento, qué podemos hacer. No tenemos recursos para pagar a los bancos”, agrega.

La posición de los bancos

Guillermo Sánchez, gerente técnico de Asociación de Entidades Especializadas en Microfinanzas (Asofin), indica que una medida de diferimiento generalizada como la que establece la Ley, sin considerar la situación particular de cada micro o pequeña empresa, las perjudica en las posibilidades de adelantar su reactivación económica alcanzando acuerdos específicos con su financiador.

“El cálculo del pago de intereses no es la única variable a considerar; es una más del conjunto de variables que deben considerar los prestatarios antes de acogerse al diferimiento generalizado de sus créditos”, sostiene Sánchez, quien agrega que cuanto más tiempo se difieran los créditos, sin reactivar el negocio, mayor es la probabilidad que se generen pérdidas e iliquidez a futuro.

Nelson Villalobos, secretario ejecutivo de Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), recalca la importancia de que la población se informe sobre el diferimiento, ya que se están observando casos en los que los prestatarios no están cumpliendo con el cronograma de pagos a pesar de que pueden hacerlo, y que posteriormente cuando se apersonan a su entidad toman conocimiento de que el capital diferido es sujeto de intereses.

“Básicamente, cuando una persona contrae una obligación crediticia, el pago de intereses se calcula sobre el saldo a capital, por lo que un diferimiento de estas cuotas prolonga el periodo de tiempo del capital prestado”, explica.

Villalobos, además, indica que la nueva medida de diferimiento afecta a las entidades financieras porque prolonga el periodo de reducción de flujos periódicos que les permiten cumplir con parte de sus obligaciones y continuar expandiendo el crédito.

A su vez -agrega- las entidades se ven afectadas porque la norma alcanza a prestatarios que podrían efectivamente estar atravesando por dificultades para dar cumplimiento a sus obligaciones, como a otros que pueden cumplir con sus cuotas de préstamos. “Un efecto secundario, no observable inmediatamente, es el potencial deterioro de la cultura de pagos construida en más de 20 años, efecto que de materializarse expone a algunas entidades a riesgos en función a su tamaño y nicho de mercado”, expresa.

 

También te puede interesar:

CNI: “El diferimiento de créditos dará un respiro a los prestatarios”