Gerencia

Palabra: teletrabajo

Las dificultades de aplicar el teletrabajo en el área contable

“Las empresas no van a tener abierta su vida financiera en internet, por temas obvios de seguridad”

Recientemente el Gobierno central aprobó la normativa para que se aplique el teletrabajo en el país, para los sectores en los que se pueda implementar. A priori, toda el área administrativa y estratégica de las empresas podrían trabajar bajo esta modalidad, sin embargo, de acuerdo al economista Esteban Molina las áreas contables no están preparadas para este súbito desafío.

Para Molina es muy necesario que los funcionarios del área contable o empresas terciarizadas que realizan este trabajo asistan a las oficinas para preparar y verificar facturas con la finalidad de realizar los pagos de impuestos, tomando en cuenta que las oficinas de recaudaciones tributarias volvieron a abrir.

Además, que la relación virtual con los proveedores no solucionará todas las tareas y se podría generar un desorden. El trabajo contable requiere el respaldo de los documentos físicos, los cuales están mayormente en las oficinas, junto a los historiales de los procesos de compras y ventas.

“Las empresas no van a tener abierta su vida financiera en internet, por temas obvios de seguridad”, apunta Molina.

Cabe señalar que hay empresas industriales que cierran balances el 31 de marzo y por la cuarentena no lo han podido hacer, por lo que esto demandará mucho trabajo técnico y delicado que debe realizarse mayormente en las oficinas.

Otro aspecto que dificulta el teletrabajo para el área contable es la tecnología, ya que no todos los funcionarios tienen acceso a una computadora o internet con buen ancho de banda y, para la empresa, significaría un incremento en los costos operativos.

“Los errores en temas impositivos les cuesta plata a las empresas, la realidad es que los trabajadores del área contable están físicamente en las empresas y tendrán que seguir yendo. Ninguna empresa ha querido asumir riesgo con temas fiscales, ya que es demasiado costoso”, concluye el economista.