Gerencia

Palabra: liderazgo

Sucesión del gerente debe ser planificada y estratégica

La transición de la gerencia general es parte de la estrategia de empresas con muchas décadas de vida que buscan reinventarse. Este proceso puede durar varios años

La sucesión del gerente general en una empresa es un proceso que tarde o temprano se debe realizar de manera planificada, no solo por el cambio generacional, sino también porque el mercado y las necesidades se van transformando con mayor dinamismo, sobre todo en sectores donde trascienden la innovación tecnológica y la disrupción digital.      

Pero ¿qué empuja a una empresa tomar la decisión de realizar una transición planificada de su gerencia general?

Son varios los factores. Uno de ellos tiene que ver con el cambio de una generación de profesionales a otra, la cual puede durar alrededor de 25 años, señala Jorge Kuljis, presidente ejecutivo de Síntesis S.A. 

El empresario sostiene que pese a que un gerente se actualice con las nuevas técnicas y habilidades comerciales que nacen, es más difícil que conozca lo inherente a la forma de vida.

“Un millennial tiene una forma de vida. Para un baby boomer tratar de generar una propuesta de valor para un millennial ya no es tan fácil, aunque hay excepciones”, explica Kuljis.

Además, cuando los gerentes permanecen mucho tiempo en su cargo, los talentos que esperan ascender ven limitada sus oportunidades y empiezan a mirar fuera de la organización. 

“No hay un corte, sino que hay un proceso de fusión de lo antiguo con lo nuevo, que pueden durar cinco o diez años. Entonces, el concepto de transición en una empresa es bien importante”, indicó Kuljis, agregando que las empresas que superan los 50 o 100 años de vida han tenido que afrontar esta transición con éxito y reinventarse.

Empresas tecnológicas

Kuljis indica que todas aquellas empresas o industrias que estén altamente afectadas por el impacto de la tecnología y la disrupción digital son las tienen que pensar mucho más rápido en innovación y transformación.

Es por ello que Jorge Kuljis, luego de 23 años de llevar adelante la gerencia general de la empresa que fundó, dio un paso al costado para dar lugar a Eduardo Aranda, gerente general de Síntesis desde junio.

La empresa se especializa en la tercerización completa de procesos transaccionales (pagos, recaudaciones, ventas electrónicas, intraticket), y está por cumplir 25 años.

“En el sector de las empresas tecnológicas los cambios son tan dinámicos que lo más importante y desafiante es tener esa valentía de tomar una decisión y dar un paso al costado para que otro siga”, expresó Aranda y agregó que para su desarrollo gerencial fue importante contar con el apoyo y la guía de Kuljis.

Aranda es licenciado en Marketing (Tecnológico de Monterrey), tiene un MBA, (Universidad Adolfo Ibáñez) y ha realizado el Programa de Alta Gerencia de Incae.

En Síntesis, el plan de sucesión de la gerencia general se dio entre 2015 y junio de 2018. Pero hace muchos años atrás, Kuljis identificó el potencial de Aranda, destacando su pensamiento estratégico, visión de largo plazo y la capacidad de entender la disrupción digital.

Ahora Jorge Kuljis, desde sus oficinas en el Urubó Business Center, ejerce la presidencia ejecutiva de Síntesis.

Otras experiencias

Madepa, una empresa con trayectoria de 36 años y que pertenece a la familia Von Bergen, entre sus políticas de selección de talentos, tiene altas exigencias para los miembros de la familia, como hablar dos idiomas, experiencia de trabajo en empresas extranjeras de al menos cinco años y ser calificado por asesores externos, así indicó Jorge Von Bergen, miembro del directorio de la firma. “No es fácil acceder al cargo, sin embargo, dos de la familia calificaron”, dijo.

Oliver Von Bergen preside la gerencia general de Madepa hace dos años y medio. Según referencia de su tío (Jorge), ocupó un alto cargo gerencial en Mercedes Benz de Chile y tiene vasta experiencia en trabajo de administración y tecnología. Durante su gestión en Madepa realizó cambios significativos, entre ellos, un moderno centro de distribución, además de ampliaciones en la infraestructura de la fabrica en Santa Cruz. “Oliver y Ana Von Bergen, los nuevos ejecutivos, son 100% tecnológicos; otros sobrinos hicieron la prueba, pero no cumplían los requisitos, cada hijo es diferente”, expresó.

Ahora, la segunda generación, entre ellos, Emilio y Jorge Von Bergen son parte del directorio, quienes asesoran a los ejecutivos actuales. “Uno se queda atrás, hoy hay que adaptarse más rápido a los cambios tecnológicos”.

Bolpegas, a sus 21 años de vida institucional, atraviesa la etapa de transición a un nuevo ejecutivo de gerencia general. Se trata de Ricardo Carrillo Gasperín, hijo de Carlos Carrillo, que estuvo en el cargo desde la fundación de la empresa.

Carlos Carrillo, ahora desde el cargo de presidente de directorio, se refirió de que Ricardo Carrillo tiene estudios, especialidades y la experiencia laboral para asumir el liderazgo de Bolpegas.

“Todos pasamos por etapas y no es bueno aferrarse a algo, hay que saber dar un paso al costado para que nuevas generaciones asuman desafíos. La nueva generación está más preparada que nosotros, sabe más de tecnología que nosotros”, dijo.