Negocios

Palabra: biocombustible

YPFB e ingenios acuerdan provisión de 150 millones de litros de etanol

YPFB y los ingenios sucroalcoholeros de Unagro, Guabirá, Aguaí y La Bélgica firmaron, en Santa Cruz, un acuerdo para que la empresa estatal compre 150 millones de litros de etanol, que será utilizado como un aditivo para la producción de la gasolina Súper Etanol 92.

El presidente Morales, durante el evento, destacó la predisposición del sector privado, que comenzó a invertir más de $us 1.600 millones con un efecto multiplicador importante, porque generará más de 30.000 empleos directos e indirectos y permitirá el crecimiento de la economía en un 0,9% del Producto Interno Bruto (PIB).

"Tendremos un patrimonio que es nuestro crecimiento económico en vez de que los $us 100 millones que salgan de Bolivia se queda acá y es una forma de ahorrar y eso es para Bolivia y el sector agropecuario, es una tarea y una responsabilidad conjunta", agregó.


El presidente aseguró que el gobierno está dispuesto a debatir las demandas de ese sector, con el propósito de mejorar el rendimiento agropecuario que apunta a exportar, a mercados de Asia, productos como la soya y la carne.

Por su parte, el representante del ingenio Unagro, Héctor Justiniano, dijo que ese proyecto tiene un potencial extraordinario para el sector agrícola, porque se va a duplicar la producción de caña de azúcar, sin dejar de lado el abastecimiento interno del endulzante y otros productos derivados.

"A partir de ahora los usuarios que van a tener un combustible mucho más ecológico, que permite mejorar la calidad del combustible, éste es un mega proyecto que va a ser de beneficio para todo el país, para toda la cadena", destacó.

Los empresarios señalaron que el próximo reto es producir biodiesel, que tendrá la misma implicancia del etanol y con el uso de la linaza y el bagazo, como residuos, se podrá generar energía y fertilizantes para el uso interno.

Por su parte, el presidente del Ingenio Guabirá, Mariano Aguilera, destacó que los ingenios, incluso antes de firmar el convenio, comenzaron a invertir en la implementación de plantas deshidratadoras y equipos de última tecnología para producir etanol a partir de la caña de azúcar.