Negocios

Palabra: sector exportador

Cadex pide una pausa a la política laboral por deteriorar la productividad

Tras una política laboral plasmado en incrementos al salario mínimo nacional (SMN) y al Haber Básico (HB), el sector exportador cruceño  ratifica una pausa a la política laboral

El Observatorio Económico para la Competitividad de las Exportaciones (OECex) de la Carrera de Economía de la Universidad Autónoma Gabriel Rene Moreno (CE-UAGRM) y de la Cadex, señala en síntesis que dichos incrementos salariales no están respaldados por incrementos en la productividad laboral ni por la inflación anual. Es decir que la orientación de este tipo de políticas genera una distorsión en el mercado laboral causando incrementos artificiales por encima de la productividad de los trabajadores lo cual genera informalidad y sub empleo.

El presidente de la Cadex, Oswaldo Barriga, en conferencia de prensa indicó que este tipo de políticas incrementan los cierres de empresas principalmente en el segundo trimestre, fecha que coincide al anuncio de los incrementos del SMN y HB.

Esta disparidad entre incremento salarial, inflación e incremento de la productividad laboral es amplia al momento de compararse con otras economías regionales como Brasil, Paraguay, Chile o Perú. Por ejemplo, Paraguay y Perú tuvieron varios años después del 2005 en el que no se incrementaron los salarios mínimos y cuando si se dictamino dicho decreto, este incremento fue realizado según la reposición de la capacidad de compra y del incremento a la productividad.

 

El cierre de empresas, los desincentivos a la creación de nuevas empresas y la rigidez de la política laboral derivan en un incremento de la informalidad de la economía boliviana. El trabajador que se incorpora al mercado, al tener una baja probabilidad de ser empleado en el sector formal y sumando las necesidades que requiere cubrir, la alternativa que tiene es migrar al subempleo o al sector informal. Esto justifica que en el año 2015 la informalidad del empleo en Bolivia, sin considerar el sector agrícola, ascienda a 78.2%, es decir por cada 100 personas empleadas, 78 de ellas pertenecen al sector informal según datos de la CEPAL. Esta información tiene mayor incidencia al considerar que la entrada a los nuevos profesionales y bachilleres anualmente ensanchan la oferta laboral en más de 180.000 personas, en promedio, en los últimos 8 años.

El sector exportador pierde competitividad y pierde mercados, de acuerdo a lo descrito, dado que los mercados internacionales son ampliamente competitivos. La restricción a las exportaciones; control de mercado interno, establecimientos de precios a nivel de mercado nacional; cupos; políticas laborales restrictivas, falta de mercados por escasos acuerdos comerciales, infraestructura carente de competitividad, logística documental lenta y demás factores, hace que el concepto "competitividad país" sea cada vez más bajo, es decir: somos menos competitivos y menos productivos que otros países.

 

Bolivia necesita de divisas para su crecimiento, las cuales no puedan depender exclusivamente del sector tradicional (hidrocarburos y minerales), sino que debe desarrollar y generar competitividad en el sector No Tradicional que es el que genera mayor cantidad de empleos.

Otro de los datos presentados por el estudio de este Observatorio, es que en los últimos cinco años los mayores cierres de empresas han ocurrido en el mes de mayo, incluso generando una especulación anticipada de cerrarlas semanas antes al primero de mayo, “Día del trabajador”, fecha en la que usualmente el Gobierno anuncia el incremento salarial. Por ejemplo, solo en mayo del 2017, cerraron 3012 empresas y un mes antes, en abril 500; similar caso se presenta en el 2018 con 2236 cierres en mayo y 525 en abril.

 

En tal sentido Cadex ratifica su solicitud de pausa en las políticas laborales propuesta el año pasado, para que de manera conjunta Gobierno y empresa trabajen en la reactivación competitiva y productiva del sector exportador y por los siguientes 5 años, b) compensar la pérdida de competitividad, a través de incentivos a las exportaciones ya sea fiscales o de otra índole.