Construcción

Palabra: REVISTA ECONOMY - ANUARIO 2018

Sector de la construcción, con cifras desalentadoras

El rubro sufre los efectos de la desaceleración. Expertos recomiendan la innovación de las empresas y la contratación de profesionales legalmente establecidos en las obras

 

La construcción viene desacelerándose desde el 2016. El sector, que tuvo gran dinamismo en la última década, ha dejado atrás las tasas de crecimiento de dos dígitos, lo que tiene que ser un llamado de atención a todos los actores involucrados, públicos y privados, de acuerdo con Víctor Hugo Suárez, presidente de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz).

Un dato revelador es el de los metros cuadrados de construcción autorizados mediante permisos de construcción por los gobiernos autónomos municipales de las capitales de departamento, que hasta el mes de abril de 2018 fue de 699.762 metros cuadrados, frente a los 919.564 metros cuadrados del mismo período en el 2017, lo que representa una disminución del 23,9%.

“Observamos un decrecimiento, tanto en la cantidad de metros cuadrados como en los proyectos que han solicitado el visado correspondiente”, indica Carlos Dabdoub, presidente de la Sociedad de Ingenieros de Bolivia (SIB), Departamental Santa Cruz.

A decir del ejecutivo, en la gestión 2018 hubo un decrecimiento en el visado de proyectos estructurales ingresados a la SIB- SC, de aproximadamente un 13% con relación a la gestión pasada.

Otro indicador importante es el consumo de cemento en el país. Entre los años 2010 y 2017 esta cifra creció a una tasa promedio anual de 5,66%. Sin embargo, este consumo en 2017 fue inferior al del 2016 en un 0,87%, una señal adicional de desaceleración del sector. Respecto a la gestión 2018, el Instituto Nacional de Estadística (INE) no ha hecho oficial ningún dato de producción, consumo ni venta de cemento.

Adicionalmente, las empresas privadas nacionales de la construcción se vieron afectadas, como ocurre con regularidad en los últimos años, de poder participar en los procesos licitatorios de las instituciones públicas en las mismas condiciones que las empresas extranjeras, lo que hace que el país pierda una oportunidad de fortalecer un tejido propio de la construcción.

Pero a pesar de la desaceleración, el sector ha mostrado como principal fortaleza la capacidad de las empresas privadas nacionales, que en los últimos años han innovado y mejorado sus capacidades técnicas.

Perpectivas para el 2019 

Los niveles de crecimiento que se registraron hasta el 2016 no volverán a repetirse el próximo año. “Lo que podemos señalar en base a las señales existentes, como la disminución de la inversión pública en el Presupuesto General del Estado de 2019, es que no vamos a recuperar los niveles de crecimiento que tuvimos hasta el año 2016 y que lo más probable es que la construcción crezca por debajo del 5%”, expresa el presidente de Cadecocruz.

No obstante, si se consolidan y cumplen las determinaciones de los Decretos Supremos N° 3548 y 3722, las empresas privadas nacionales podrán competir, en mejores condiciones, en los procesos de licitación de las instituciones del Estado, lo que es una oportunidad para las empresas del sector.

“Hemos demostrado nuestra capacidad, profesionalidad y eficiencia, y estamos en cuenta de realizar cualquier construcción en el territorio nacional, sólo necesitamos que nos dejen competir de igual a igual con las empresas extranjeras”, sostiene el ejecutivo.

Asimismo, Carlos Dabdoub, presidente de la SIB Santa Cruz, considera fundamental que se priorice la contratación de profesionales legalmente establecidos para desarrollar los trabajos que competen a la Ingeniería. “Debemos generar y garantizar la seguridad laboral a quienes están formados como corresponde y cumplen la Ley 1449 del Ejercicio Profesional del Ingeniero Boliviano”, agrega.

Cifras 

 


 

Análisis: 

Fuerte contracción del sector 

En la última década el sector de la construcción presenta un dinamismo extraordinario con tasas de crecimiento de dos dígitos. Fue el sector con mayor dinamismo respecto a otros, teniendo un rol muy determinante en el resultado del PIB agregado y en el empleo. No obstante, el sector de la construcción se ha contraído fuertemente los dos últimos años, y se prevé que presente tasas de crecimiento en torno al 5% para el próximo año.
La reducción de la inversión pública en los diferentes niveles de gobierno para construcción; la falta de dinamismo en el resto de las actividades económicas más expectativas pesimistas son las que guiarán las decisiones de los agentes y su comportamiento en el mercado.
Pero existen segmentos y nichos de mercado que todavía presentan demandas insatisfechas, hay que hacer los estudios y análisis para estos segmentos y nichos desatendidos. También es imperativo innovar, en un entorno económico menos favorable la innovación es la herramienta más potente que permite renovarse y crecer.