Industria

Palabra: NUEVA CAMPAÑA

PIL ratifica su compromiso para incentivar el consumo de lácteos en Bolivia

“Grandes momentos”, así se denomina la nueva campaña que impulsa esta industria y que hace foco en una conexión 'multigeneracional'. 

 

 

Dando continuidad a la importante tarea de seguir incentivando el consumo de leche y de sus derivados, PIL Andina S.A. lanzó su novedosa campaña comunicacional destinada a fortalecer e impulsar una alimentación saludable en las familias bolivianas.

La presentación de esta iniciativa que busca no solo mejorar el consumo per cápita de leche, sino también, contribuir a consolidar la seguridad y la soberanía alimentaria en el país, se realizó el jueves 7 de febrero, en un desayuno trabajo que contó con la participación de periodistas de diferentes medios de comunicación, invitados y ejecutivos de esta industria.

La campaña comunicacional

Según el gerente de marketing de esta industria, José García Miranda, este año, PIL vuelve a apostar por la comunicación desde un ámbito emocional y, como algo nuevo, hace foco en una conexión “multigeneracional”, buscando establecer vínculos con más de una generación, donde cada una de ellas piensa distinto, busca diferentes productos y espera peculiares experiencias.

“La realidad es que hoy los lácteos siguen presentes, sobre todo, en dos etapas de la vida, en la niñez y en los adultos mayores por la necesidad de proteínas, vitaminas y minerales tan importantes como el calcio. Aprovechamos esta realidad para explotarla, demostrando que PIL no solo está presente en estos dos momentos importantes, sino que entre la imaginación y la nostalgia, existe un mundo, existen miles de experiencias que se dan y se darán y en cada una de ellas están presentes los lácteos, poniendo en evidencia que el crecimiento se da en medio de todo, en ese espacio donde se acumulan los recuerdos y donde todo lo lindo que está por venir, lo hace, en parte, como una herencia familiar”, sostiene García.

Carolina Tejada Aldazosa, jefa de categoría Lácteos de PIL, subraya que el hilo conductor de esta nueva campaña es generar lazos, crear una conexión, mostrar a los lácteos como productos que están presentes en cada paso, que acompañan y que aportan a la nutrición en cada etapa de la vida.

“La leche y sus derivados son amigos y aliados. Lo que pretendemos es que la leche sea considerada esencial y necesaria en todas las edades. Este producto no es solo para niños, es para todos. Entonces, nuestra campaña viene con un gran mensaje de fondo sobre el crecimiento a lo largo de la vida, continuando, de alguna manera, con la línea marcada en Toma leche, vive saludable y nunca dejes de crecer”, puntualiza Carolina Tejada.

Es más, el mensaje se centra en dos pilares: los niños que sueñan con ser grandes y los adultos que recuerdan con nostalgia los años vividos, y es ahí que nace una historia. Ambos soñadores, risueños y con una chispa que los hace únicos. Son familia, con infinito amor de por medio, compartiendo muchos momentos juntos. Uno con espíritu de adulto y el otro con alma de joven.

Al niño le gustaría ser como su abuelo, es un ejemplo para él y al abuelito, compartir con su nieto le trae innumerables recuerdos de los momentos más bellos vividos, como el día en que su hija le dijo que sería abuelo, hasta el día que lo vio por primera vez. Su gran sueño es transmitir todo lo aprendido al nieto amado.

“En el transcurso de esta historia se ven grandes momentos, con mucha imaginación, recuerdos, nostalgia, una unión infinita y es clara la conexión entre ambos”, señala Jose García.

En definitiva, la vida se alimenta de grandes momentos, los que fueron, los que vendrán, y los lácteos estarán presentes en cada una de estas etapas.

Esta nueva campaña incluye la emisión de spots televisivos, cuñas radiales, vallas publicitarias, materiales impresos en periódicos y otros medios de alcance masivo como las redes sociales, importantes para llegar hoy a diferentes segmentos sociales.

El desafío es incrementar el consumo de leche

Hoy en día el consumo de leche en Bolivia es uno de los más bajos a nivel de la región. Aunque en la última década hubo un sustancial incremento, todavía hay mucho camino por recorrer pues, según datos oficiales, en nuestro país el consumo promedio per cápita de leche, actualmente, supera los 60 litros. Si bien esta cifra puede ser alentadora, no debemos perder de vista que en varios países de la región el consumo anual por persona es superior en más del 100 por ciento. Uruguay es donde más leche se consume (250 litros promedio persona/año), Argentina 210, Brasil 160, Colombia 141, Chile 140, Paraguay 130, Ecuador 110 y Perú 81.

“De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que para una adecuada nutrición los seres humanos tendríamos que ingerir, al menos, 182 litros de leche al año, mientras la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) habla de 160 litros/año como lo mínimo requerido”, manifiesta el gerente de Ventas de PIL, Limberg Daroca Nuñez.

En el país, aún es alto el déficit nutricional en niños y adolescentes y, parte de la situación se debe al todavía escaso consumo de lácteos desde temprana edad.

De ahí que, según el gerente general de esta compañía, Daniel Aguilar Cabrera, no se debe perder de vista lo importante que es alimentarse y nutrirse desde la infancia y en todas las etapas de la vida.

“Una alimentación equilibrada con la ingesta de suficientes proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales, calorías y demás nutrientes debe ser motivo de atención para quienes tienen la responsabilidad de crear hábitos saludables dentro de la familia”, subraya el principal ejecutivo de PIL Andina S.A.

Así, es vital reconocer y establecer prácticas de nutrición saludables no solo durante la niñez y adolescencia, sino también durante todas las etapas de nuestra existencia. En este marco, la leche es considerada como uno de los alimentos más nobles y más completos pues contiene proteínas de alto valor biológico, diversas vitaminas y minerales imprescindibles para una adecuada nutrición como el calcio que sobresale por su contribución al crecimiento y al fortalecimiento de huesos y dientes.

En medio de este panorama, todavía falta mucho por hacer. El gerente general de esta industria, Daniel Aguilar Cabrera, considera que el desafío es grande y “PIL, como industria líder del sector, está llamada a continuar con esta importante misión: Hacer que la familia boliviana, sin importar su condición social y económica, tome más leche para seguir creciendo y aportando al desarrollo del país”.

Paso a paso se llega lejos…

Hace 14 años (el 2005), PIL lanzó al país una campaña denominada “¿Quieres crecer?...Toma 3 vasos de leche al día”. A partir de entonces, año tras año, esta empresa fue desafiando, con distintos mensajes, a niños, jóvenes y adultos a tomar más leche para crecer, para fortalecer los huesos y para ser más grandes.

El 2017 se dio un gran salto con el lanzamiento de una novedosa campaña: “Toma leche, vive saludable y nunca dejes de crecer”. El mensaje fue desmentir la idea que a los 18 años una persona deja de crecer, concepto que tenían los consumidores respecto a la leche vista como un alimento que ayudaba solo con el crecimiento de los huesos (gracias al calcio) y que una vez alcanzada la estatura máxima ya no había necesidad de consumir lácteos. Esta iniciativa enfatizó en el crecimiento permanente de las personas, desde un ámbito personal, en cuanto a cumplir sueños, objetivos, iniciar familias, auto superarse y generar lazos emocionales en cada etapa.

Hace dos años, PIL dejó de hablarle a los niños únicamente y le habló a todos aquellos segmentos de la población que abandonan el consumo de leche al lograr cierta edad bajo la ‘falsa’ premisa que a partir de los 18 años dejamos de crecer, pues “contrariamente a lo que podamos pensar, a partir de esta edad, es cuando el crecimiento ya nunca se detiene. Podemos seguir leyendo, viajando, enfrentando retos, haciendo ejercicio, formando familias y, así, seguir creciendo”, destaca el gerente de Marketing. El propósito fue invitar a la familia boliviana en su conjunto a tomar leche, a vivir de manera saludable y a nunca dejar de crecer.

“Se ha recorrido un buen tramo y, a pesar que los resultados han sido satisfactorios y los litros de leche consumidos han crecido, creemos que todavía hay mucho trecho por recorrer”, asegura Limberg Daroca, gerente de Ventas de esta industria.

Con esta nueva campaña, PIL pretende sensibilizar a la población y tocar sus emociones mostrándole que la vida está hecha en base a momentos y en cada uno de ellos hay siempre instantes, personas y acciones especiales que marcan nuestra existencia y que nunca se olvidan.

La leche y sus beneficios

Consumir lácteos trae muchos beneficios: su aporte en proteínas, nutrientes y, fundamentalmente, su alto contenido de calcio, la convierte en uno de los alimentos más completos que la naturaleza nos brinda. Consumir leche nos fortifica, nos engrandece y nos prepara para enfrentar los grandes retos y sueños del presente y del futuro.

La leche es un alimento nutritivo de inestimable valor. Es considerada como el alimento más completo para el ser humano por sus características nutricionales. Contiene proteínas de alto valor biológico, diversas vitaminas y minerales imprescindibles para la nutrición humana y es la fuente por excelencia del calcio dietario. Por estas razones los productos lácteos son un alimento insustituible en la alimentación de las personas.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) los lácteos proporcionan nutrientes esenciales y son una fuente importante de energía alimentaria, proteínas de alta calidad y grasas. La leche y sus derivados pueden contribuir considerablemente a la ingestión necesaria de nutrientes como el calcio (necesario para el fortalecimiento de los huesos y para el crecimiento) magnesio, selenio, riboflavina, vitamina B12 y ácido pantoténico. Por ejemplo, un vaso de leche proporciona a los niños el 21 % de las necesidades diarias de proteínas, el 8 % de las calorías, además de micronutrientes clave. 

Un vaso de 240 ml de leche fluida de vaca aporta 23 % de las recomendaciones dietéticas diarias de calcio; cifra similar a la encontrada en una tajada de queso blanco o un vaso de yogurt.

Una porción de leche también es fuente de otros minerales, pues aporta el 12 % de la recomendación establecida para el zinc y el 33 % de la recomendación de fósforo. Con respecto a vitaminas, esta misma cantidad de alimento (240 ml) lo hace muy buena fuente de riboflavina (35 %), vitamina B12 (48 %), vitamina A (20 %) y vitamina D (15 %).