Palabra: PRODUCCIÓN

Advierten que bajo precio de la soya pone en riesgo al sector oleaginoso

La Cámara de Exportadores de Santa Cruz y la Cámara Nacional de Industrias Oleaginosas de Bolivia advirtieron que los bajos precios de la soya ponen en riesgo al sector agroindustrial oleaginoso. Hace un año, el precio de este grano en la Bolsa de Chicago superaba los $us 380 la tonelada, pero ayer cerró en $us 293, el más bajo en casi 11 años.

Oswaldo Barriga, presidente de la Cadex, indicó que en los últimos cuatro años hubo una muy buena producción de soya por parte de los grandes productores del mundo, entre ellos, Argentina, Brasil y Estados Unidos, pero agregó que de manera paralela se ha venido dando una caída en la demanda.

Explicó que la caída de los precios internacionales de los commodities en general, como el maíz, la soya, el trigo, entre otros, se han visto afectados por la ‘guerra’ comercial entre Estados Unidos y China. Además, agregó que la fiebre porcina en China ha reducido considerablemente la demanda de productos derivados de la soya.

Barriga dijo que estos bajos precios están afectando a la cadena productiva, al agricultor, por lo que ahora la industria pueda pagar $us 210 la tonelada de soya. “Esto también está repercutiendo en países vecinos, pero sus agricultores no se ven tan afectados por un factor de mayor productividad, es decir, que producen más toneladas por hectárea, que es un tema a resolver con el Gobierno”, manifestó.

El titular de Cadex remarcó que, por otro lado, la industria está de manos atadas por diversas políticas que los está llevando también a tener una situación económicamente complicada, y no está en condiciones de asumir costos mayores.

Por ello, hizo un llamado a las autoridades del Gobierno para poder trabajar en la mejora de la productividad en el sector primario, como es el uso de la biotecnología,  y en todo aquello que imposibilita a la industria poder generar mejores condiciones que las que hoy da al agricultor.

“La situación no es sencilla, es complicada y toca trabaja en una revisión de políticas que nos están quitando productividad, como restricción a las exportaciones, mercado externo controlado con cupos internos, además de temas laborales, como los incremento salariales y el doble aguinaldo”, señaló Barriga.

Willy Ribera, presidente de la Cámara Nacional de Industrias Oleaginosas de Bolivia, indicó que Bolivia al ser un país pequeño en términos de producción, no es un fijador de precio, sino un tomador de precio, y los precios internacionales repercuten en el mercado nacional.

“La industria tiene una capacidad de producción de 4,5 millones de toneladas y en 2018 se ha producido aproximadamente 2,6 millones, es decir, estamos trabajando a un 55% de capacidad  instalada. Por ello es importante mejorar la productividad no solo a nivel del productor sino de toda la cadena para ser más eficientes”, manifestó Ribera.

Señaló que los países que trabajan con transgénicos tienen una producción por arriba de las 3 toneladas por hectárea, mientras que en Bolivia se alcanza a las 2,19 toneladas.

“Es muy probable que esta tendencia de baja de precios se mantenga en los próximos meses y eso va a dar una coyuntura complicada para este año”, proyectó Oswaldo Barriga.