Palabra: FINANCIAMIENTO

Nace el Banco Google y su puerta de ingreso a Europa es Irlanda

El Banco Central Irlandés (ICB) ha autorizado a Google a operar como una entidad bancaria en ese país y toda la Unión Europea (UE). La multinacional podrá gestionar tarjetas de crédito, efectuar transferencias de dinero online de usuarios u operaciones de cambio de divisas.

 

La medida, adoptada por el regulador irlandés el 24/12/2018 por la Directiva de Servicios de Pago (PSD2), permitirá a Alphabet/Google ampliar su presencia en el sector financiero, después de obtener hace 2 años una licencia del IBC para administrar dinero electrónico, informó el portal Urgente24.com.

La aprobación se suma a la licencia bancaria ya obtenida por Google en Lituania, que le permitía trabajar como una fintech (industria financiera que aplica la tecnología para mejorar las actividades financieras) en todo el Espacio Económico Europeo.

Así, la tecnológica se une a Amazon, que obtuvo el permiso en Luxemburgo, y Facebook, que lo recibió en Irlanda, en la carrera por revolucionar la banca en el viejo continente, informó Economiadigital.es.

Con los permisos para operar como fintech, Google podrá gestionar pagos, emitir dinero electrónico, intermediar en transferencias de débito y de crédito y permitir la retirada y el depósito de efectivo.

Ahora, Google Payment Ireland podrá, por ejemplo, gestionar tarjetas de crédito, efectuar transferencias de dinero online de usuarios u operaciones de cambio de divisas.

También tendrá competencias para ofrecer a clientes análisis detallados de sus patrones de consumo, a fin de diseñar planes financieros y presupuestarios personalizados a partir de la información de bases de datos.

Aunque la PSD2 aspira a limitar el monopolio de los bancos en el sistema de pagos en la UE, la nueva licencia establece restricciones a Google: no pondrá captar depósitos del público, una actividad reservada exclusivamente aún a las entidades financieras convencionales.

Por las dudas, la responsable de comercio de Google en Europa, Florence Diss, declaró al diario The Irish Times que la empresa está más interesada en colaborar con los bancos -en vez de competir con ellos- para explorar las oportunidades de negocio que ofrece la PSD2.

Otras compañías tecnológicas han expresado su interés para adentrarse en el sector financiero. Por ejemplo, Amazon. Pero el proceso de adquisición de licencias para operar como un banco tradicional es complejo y precisa de más tiempo.

Islas Bermudas

Google tiene muchísimo dinero disponible. Se conoce, por ejemplo, que en 2017 transfirió 19.900 millones de euros a islas Bermudas a través de una compañía holandesa, como parte de un acuerdo que le permite reducir sus obligaciones fiscales, según documentos presentados en la Cámara de Comercio Holandesa.

Esta operativa es habitual en la compañía, que realizó en 2016 un traspaso similar a través de su filial Google Netherlands, aunque fueron 4.000 millones de euros menos que 2017, según la documentación presentada.

"Pagamos todos los impuestos adeudados y cumplimos con las leyes fiscales en todos los países en los que operamos en todo el mundo", ha defendido Google en un comunicado. "Al igual que otras compañías multinacionales, paga la gran mayoría de su impuesto a las ganancias corporativas en su país de origen, y hemos pagado una tasa impositiva efectiva global del 26% en los últimos 10 años".

Durante más de una década, el acuerdo ha permitido a Alphabet, matriz de Google, una tasa impositiva efectiva de 1 dígito en sus beneficios no estadounidenses, aproximadamente 25% de la tasa impositiva promedio que tiene en el resto de mercados extranjeros. La filial en Holanda se utiliza para transferir los ingresos de los royalties obtenidos fuera de USA a Google Ireland, una filial con sede en islas Bermudas, donde las empresas no pagan impuestos sobre la renta.

La estrategia impositiva, conocida como "Double Irish, Dutch Sandwich", es legal y le permite a Google evitar la activación de los impuestos sobre la renta de USA, o bien la retención de impuestos europeos sobre fondos, que representan el grueso de sus ganancias en el extranjero.

Bajo la presión de la Unión Europea y USA, Irlanda en 2014 decidió finalizar las ventajas fiscales de Google a partir de 2020.

Pero la relación entre Google e Irlanda va camino a una nueva dimensión, evidentemente.