Protagonista

Palabra: Martha Cristina Franco

La colombiana que potenció el ‘triangulo de oro’ cruceño

La empresaria vino a Bolivia por un par de meses para brindar unas capacitaciones, pero se quedó a vivir en Santa Cruz, donde ya reside 19 años. Se abrió espacio en el segmento inmobiliario y logró construir un proyecto mixto 

Llegó a Bolivia para realizar la restructuración de una tienda de modas y terminó enamorándose de Santa Cruz, ciudad a la que llama “tierra de oportunidades”. Martha Cristina Franco, quien preside la gerencia general de Con4t, empresa que se creó en 2006, nació y creció en Colombia. Allí estudió Tecnología en Comercio Internacional, también estudió Administración de Empresas y Finanzas.

Entre sus primeros proyectos de inversión está Palma Real, un condominio de 26 pisos; luego vino The Loft, proyecto que ganó el primer puesto de la bienal de arquitectura en el 2012.

Sin embargo, al ver que la ciudad cruceña tenía mucho potencial de crecimiento y desarrollo, comenzó a soñar con un proyecto más “ambicioso”, se trataría del primer shopping temático y la primera plaza gastronómica, además de un edificio residencial de 28 pisos, con 80 departamentos, en el ‘triángulo de oro’, proyecto que desarrolló durante doce años, junto a su socio holandés Peter Verschuren. Hoy es una realidad, el 85% de sus espacios ya albergan franquicias y firmas nacionales de alto prestigio.

Al incursionarse más en el mundo de los negocios, Martha Cristina experimentó barreras que como mujer empresaria superó. “Lamentablemente, tenemos un reto enorme nosotras las mujeres. En la banca no tratan a la mujer igual que a un hombre, tampoco en el sector de la construcción, los grupos inversores te ven con una mirada más baja. Pero creo que he logrado desvirtuar esa falsa visión por parte de ellos, trabajando y haciendo bien las cosas”, aseguró.

Una de las claves que le ayudaron a ser una mujer exitosa y hacer resplandecer su proyecto inmobiliario fue el “ver más allá de la manzana”, ir más allá de lo visible. “Muchas personas se quedan con una mirada miope, eso siempre critique desde que era estudiante”, expresó.

Lo que le motivó a asumir un megaproyecto, precisamente fue ver a Santa Cruz desde una perspectiva regional y global, colocando a la ciudad a la par de Asunción, Buenos Aires y Bogotá. “Santa Cruz tiene mucho potencial y hay mucho por hacer”, dijo.

La ejecutiva recibió la propuesta de nuevos inversores, sin embargo, decidió dedicarse al 100% a la puesta en marcha de La Riviera y Beauty Plaza, por ello no tiene planificado todavía otros proyectos inmobiliarios.

El estilo de liderazgo que siempre desarrolló fue incluyente y participativo. Asegura que sobre todo trata siempre de dar el mejor ejemplo a su equipo de trabajo. Mencionó que trabaja de 12 a 14 horas diarias y es una persona perfeccionista, que le gusta que todo quede impecable y limpio, para que ningún visitante se vaya con una mala experiencia.