itecno

Palabra: lanzamiento

Samsung Galaxy Z Flip: reviviendo los clásicos móviles de tapa con una pantalla plegable

Después de lanzarse a la aventura de los móviles plegables con el Samsung Galaxy Fold, la coreana Samsung vuelve a la carga con el Galaxy Z Flip, otro móvil plegable de gama alta que abandona el factor forma tablet para apostar por algo más compacto.

Siguiendo la estela marcada por el Motorola Razr, el Galaxy Z Flip se pliega en vertical y hacia dentro, de forma que se puede cerrar para que sea más pequeño.

La presentación ha tenido lugar en el Samsung Unpacked, el evento anual en el que la firma también ha aprovechado para anunciar los nuevos Samsung Galaxy S20, Galaxy S20+ y Galaxy S20 Ultra, a cada cual más grande, aunque similares en lo que diseño se refiere. En este texto vamos a centrarnos en el modelo plegable, así que vamos a conocerlo más a fondo, así lo expreso el portal de tecnología xataka.com.

Ficha técnica del Samsung Galaxy Z Flip
SAMSUNG GALAXY Z FLIP

DIMENSIONES Y PESO

167,3 x 73,6 x 7,2 mm (desplegado)
87,4 x 73,6 x 15,4 (plegado)
183 g

PANTALLA

AMOLED de 6,7 pulgadas
Resolución FullHD+ (2.636 x 1.080 píxeles)
Formato 21.9:9

PANTALLA SECUNDARIA

Super AMOLED de 1,1 pulgadas
Resolución 300 x 112 píxeles

PROCESADOR

Snapdragon 855+

MEMORIA RAM

8 GB

ALMACENAMIENTO INTERNO

256 GB UFS 3.0

CÁMARA TRASERA

12 MP f/1.8
12 MP f/2.2 (gran angular, 123º)

CÁMARA DELANTERA

10 MP f/2.4

SISTEMA OPERATIVO

Android 10 con One UI 2.0

BATERÍA

3.300 mAh
Carga rápida de 15W
Carga inalámbrica de 9W

CONECTIVIDAD

WiFi 6
NFC
GPS
Bluetooth 5.0
USB tipo C
4G

OTROS

Lector de huellas lateral
Desbloqueo facial
Altavoces estéreo AKG
Dolby Atmos

De vuelta a los móviles de tapa

Como ya podíamos intuir por la infinidad de filtraciones que ha sufrido este dispositivo, el Samsung Galaxy Z Flip recupera de una forma actualizada los clásicos móviles de tapa. El terminal consta de dos módulos unidos por una bisagra que se pliega hacia dentro en vertical, de forma que la parte superior se cierra sobre la inferior, lo que permite que el terminal ocupe menos, si bien aumenta su grosor. Cuando está desplegado, es decir, cuando es un móvil al uso, su grosor es de 7,2 mm, pero cuando lo plegamos, este pasa a ser de más de 15,2 milímetros.

Repasando el apartado estético, en la parte trasera tenemos, en el módulo superior, la cámara con dos lentes, el flash LED y una pequeña pantalla accesoria con la que responder llamadas o consultar información como la hora y la fecha. Esta, por cierto, consta de un panel Super AMOLED de 1,1 pulgadas con resolución 300 x 112 píxeles y la idea es que podamos consultar información básica sin tener que desplegar el dispositivo.

El lector de huellas se ha colocado en el lateral derecho, justo debajo de los botones de volumen y justo encima del pliegue y la bisagra. En la parte inferior tenemos el puerto USB tipo C para cargar la batería y, justo a su derecha, el altavoz. Nada de jack de auriculares. Destacar que el dispositivo se puede colocar en varias posiciones, pudiendo colocarse en un ángulo de 90º para dejarlo sobre una mesa y hacer una videollamada manos libres, por ejemplo.

Si le damos la vuelta y repasamos el frontal, veremos un panel AMOLED de 6,7 pulgadas con resolución FullHD+ (2.636 x 1.080 píxeles) con un formato muy alargado, 21.9:9, lo que se traduce en 167,9 mm de alto y 73,6 mm de ancho. Queda en el aire cómo de evidente será la arruga que se producirá al plegar y desplegar el terminal, pero cuando Samsung lo mostró en el anuncio de los Oscars dejaba claro que dicho surco era normal.

Por lo demás, la pantalla es compatible con HDR10+ y está recubierta por Ultra Thin Glass. La cámara delantera, como apuntaban renders filtrados con anterioridad y confirman las imágenes de Samsung, se ha colocado en la misma ubicación que en los nuevos miembros de la familia Galaxy S20, esto es, en una perforación en la propia pantalla, lo que se conoce como Infinity-O Display.

Potencia de la mano de Qualcomm y dos cámaras traseras

Conocido el dispositivo por fuera, vamos a sacar el bisturí para ver qué tiene el Samsung Galaxy Z Flip en su interior. El nuevo plegable de Samsung llega con 8 GB de memoria RAM y 256 GB de almacenamiento interno UFS 3.0, así que, sobre el papel, de velocidad no va a ir escaso. El procesador no es otro que el Snapdragon 855+, de forma que no sigue a los Galaxy S20, que montan el Exynos 990. No es tan potente como el Snapdragon 865, pero sí supera al Snapdragon 855, puesto que el modelo Plus es una versión vitaminada con más velocidad en los núcleos y una GPU ligeramente overclockeada.

A todo esto le da vida Android 10 con One UI 2.0, la última versión de la capa de personalización de Samsung, que cuenta con App Continuity y ventana multiactiva. Ayuda también una batería de 3.300 mAh con carga rápida de 15W y carga inalámbrica de 9W. En lo que a conectividad se refiere, el Z Flip cuenta con WiFi 6, NFC, GPS, Bluetooth 5.0 y 4G. Por el momento no se sabe si será 5G, puesto que el Snapdragon 855+ no tiene módem 5G integrado.

En cuanto al apartado fotográfico, en la parte trasera encontramos dos sensores de 12 megapíxeles, uno principal con apertura f/1.8 y otro gran angular con 123º de campo de visión con apertura f/2.2. La cámara delantera, que se encargará de los selfies y del desbloqueo facial, se queda en 10 megapíxeles con apertura f/2.4.

Versiones y precio del Samsung Galaxy Z Flip

El Samsung Galaxy Z Flip estará disponible en dos colores, negro y rosa (y dorado en algunos mercados) y en una única versión de 8/256 GB. También habrá disponible una versión en color dorado, que llegará a mercados seleccionados. Su precio será de 1.380 dólares o 1.500 euros y estará disponible coincidiendo con San Valentín, a partir del 14 de febrero inicialmente en Corea y EE.UU.