Gerencia

Palabra: Laboral

Conversatorio debatirá sobre empresarios y trabajadores ante el desafío del empleo post covid-19

Los empleadores piden normas que flexibilicen las relaciones obrero-patronales para que las empresas sobrevivan; los analistas laborales piensan que el remedio puede ser peor que la enfermedad.

Hasta en las proyecciones más optimistas se espera una contracción de la economía boliviana en un escenario próximo. Los casi tres meses de distanciamiento social han comenzado a pasarle factura al aparato productivo. Como consecuencia directa, algunas empresas han comenzado a desvincular a sus trabajadores, el sector industrial pide flexibilizar la dura legislación boliviana del trabajo. Liberalizar el mercado laboral, de acuerdo con algunos expertos, puede arrastrar al país a una espiral de crisis de la que no será fácil salir.

Este jueves 18 de junio, a partir de las 18.00 un webinar gratuito buscará quebrar esta aparente aporía. El empresario cruceño Fernando Hurtado, que preside la Cámara de Industria, Comercio Servicios y Turismo de Santa Cruz (CAINCO) intercambiará opiniones sobre el tema con Javier Gómez, Director Ejecutivo del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario, CEDLA.

Junto a ellos, los experimentados comunicadores Patricia Gutiérrez y Gustavo Luna, guiarán la discusión con preguntas a los panelistas, todo bajo la moderación de la periodista Pamela Moreno.

Durante el evento, que organiza la empresa de comunicación estratégica Rodríguez & Baudoin, se analizará la profundización del clivaje histórico, a partir de la pandemia, entre trabajadores y empleadores, además del rol del estado como el tercer actor en esta relación casi siempre conflictiva.

El CEDLA, luego de analizar los efectos de la pandemia en el empleo, aboga por evitar las decisiones autoritarias y optar porque se generen iniciativas que busquen la participación social para superar la crisis emergente de la pandemia. También propone la creación de un seguro de cesantía para los trabajadores que pierdan el empleo en este contexto.

Por su parte la Cainco, viene pidiendo una mayor participación del Estado en la economía bajo la forma de un fondo de garantía que pueda salvaguardar a las empresas, y con ellas al empleo que generan, para poder sobrellevar la crisis.

Aunque hay diferencias sustanciales entre las visiones del CEDLA y la Cainco, hay un tema que es prioritario para ambas instituciones: sea cual fuere la salida para la crisis, la prioridad debe ser la preservación de las fuentes de trabajo.