Palabra: REVISTA IMPRESA

Economía en terapia intensiva: 15 'recetas' para reactivar su salud

Luego de una larga cuarentena y post confinamiento por el Covid-19, que lleva casi ocho meses en el país, la salud de la economía ha quedado deteriorada. Los empresarios plantean, al menos, 15 peticiones y propuestas para reactivarla. El Gobierno apunta a dinamizar una economía plural. 

El nuevo Gobierno liderado por el presidente Luis Arce Catacora se enfrenta a una gestión cargada de desafíos, en medio de una pandemia que también ha dejado la salud de la economía en ‘terapia intensiva’. Por ello, el sector empresarial plantea, al menos, 15 peticiones y propuestas como el acceso a créditos blandos, nueva regulación en el ámbito tributario y laboral, fomento al empleo, disminución del gasto público, acceso al financiamiento externo y generar consensos con diversos sectores para una estabilidad política.

Así lo manifestaron siete sectores empresariales a los que consultó ECONOMY, que de manera separada, también proponen mitigar la informalidad, institucionalizar las entidades del Estado, fomentar la producción nacional, luchar contra el contrabando, promover contratos que beneficien a las empresas bolivianas, el uso de la agrobiotecnología y flexibilizar la cuarentena en algunos municipios de mayor riesgo (ver infografía).

El mandatario del país, durante el acto de posesión de su primer gabinete de ministros, informó que la economía del país está seriamente herida y anunció que tendrá un gobierno ‘sumamente austero’.

“Aumentó el desempleo, la pobreza y las desigualdades, tenemos ante nosotros el gran desafío de volver a reconstruir nuestra economía, de generar certidumbre, de generar crecimiento con la redistribución del ingreso, de reducir las desigualdades económicas y sociales”, manifestó Arce. 

Para la Cámara Nacional de Comercio (CNC), el nuevo Gobierno debe pensar en un cambio de modelo económico que esté basado en la inversión privada como motor de la economía, la formalización y la generación de un clima de inversión propicio para la atracción de capitales nacionales y extranjeros, lo cual se traduciría en generación de más fuentes de empleo digno y mayor contribución al Estado a través de los tributos fiscales.

Para ello, la CNC, pide implementar un nuevo sistema de regulación en los ámbitos tributario, laboral, financiero y sectorial.

Además, sugiere llevar adelante  un programa de formalización de la economía para que estas empresas puedan acceder a fuentes de financiamiento e incentivos.

Desde la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) afirman que la generación de empleos es clave. “En la agenda inmediata está la tarea de generar empleo para reponer las pérdidas que genera la crisis”, propuso su presidente, Luis Barbery. Para lograr ello, se propone una cruzada real para generar empleo en el sector privado, que dependerá de una modernización de marcos normativos para planes de empleo de emergencia, que permitan a las empresas asumir compromisos de contratación, sin que ello represente riesgos de costos fijos inamovibles, que en tiempos de incertidumbre y crisis son inmanejables. 

Además, sostienen que las soluciones duraderas están en la política y la capacidad de los gobiernos para construir acuerdos o definir agendas comunes con otras fuerzas políticas y diversos sectores de la sociedad, entre ellos el sector empresarial y productivo.

Un informe Torino Economics, señala que uno de los principales retos de Arce será construir puentes de consenso con la mayoría de los sectores políticos y sociales, así como llevar a cabo múltiples estrategias en conjunto con el apoyo de los sectores empresariales y del financiamiento internacional, en medio de una de las peores crisis económicas que ha tenido Bolivia.

Estado eficiente

La Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco) identifica tres áreas importantes sobre las cuales se debe concentrar todos los esfuerzos: estabilidad, productividad e institucionalidad.

“Varias medidas que se han adoptado en los últimos meses van en la dirección correcta, como por ejemplo las establecidas en el DS 4272, que obligan a las empresas y fideicomisos públicos evaluar su sostenibilidad”, indicaron en Cainco, remarcando que el aparato público debe ser más eficiente.

En la Cainco también consideramos importante retomar la senda de la carrera administrativa, técnica y especializada, principalmente en las áreas que tiene que ver con la actividad productiva. Actualmente existe una brecha de conocimiento con entidades pares de la región. Es necesario que no sólo el recurso humano se equipare con estándares internacionales, pero también la dinámica administrativa, los procesos y procedimientos. Éstos deben ser ágiles y eficientes.

Financiamiento

La Cainco, además, sostiene que es necesario que el Gobierno recurra a fuentes externas de financiamiento. Desde abril, el Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó un crédito para el país por $us 320 millones, pero que ha sido rechazado por los lesgisladores del MAS al sostener que estaría condicionado a la devaluación de la moneda nacional respecto al dólar.

Por su parte, el presidente de la CNC, Rolando Kempff, dijo que Bolivia está en un momento donde se necesita reactivar el área de la construcción, comercio, industria y para ello, el Ejecutivo debe inyectar recursos a la economía y de esa manera impulsar el movimiento económico.

En tanto que el presidente de la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), Néstor Conde, pidió al Gobierno una inyección de $us 1.500 millones y créditos accesibles para la reactivación de su sector y evitar el cierre de más unidades productivas. Explicó que necesitan créditos blandos con un plazo mínimo de cinco años y con un año de gracia, con intereses de menos del 4%.

Conde agregó que se deben volver a retomar las relaciones comerciales con EEUU, con las ventajas arancelarias que beneficien a la exportación de productos del sector de la micro y pequeña empresa.

Fomentar lo nacional

Para el presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Ibo Blazicevic, es fundamental flexibilizar el mercado laboral a la nueva normalidad y el post–Covid-19; acelerar la implementación de los fondos de garantías y créditos estatales a las empresas e implementar al 100% el Programa de compras y contrataciones estatales de productos hechos en Bolivia.

“Es fundamental la lucha contra el contrabando, considerando que por el Covid-19 y la devaluación de monedas en países vecinos, generan una competencia desigual y desleal con la producción nacional”, explicó.

Blazicevic sostuvo que para reanimar la oferta y la demanda es prioritario la flexibilización para la producción y comercialización de bienes y servicios en el mercado local, ya que existen municipios con diferentes niveles de rigidez de la cuarentena.

Desde el sector agropecuario, piden que se consolide el uso de la agrobiotecnología para el fortalecimiento de la agroindustria, ya que es una ventaja competitiva que tienen los países vecinos desde hace décadas.

Desde la Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco), piden primero se pague las deudas al sector, para lograr cumplir con todas las obligaciones laborales, tributarias y de ese modo apoyar a la generación de empleo y estabilidad y reactivar el trabajo de las empresas.

Este sector, que ha sido uno de los más golpeados por la cuarentena, propone contar con una Ley de Contrataciones de Obras Públicas democrática, que contenga no solo los beneficios del contratante (Estado), sino también se proteja y se genere una seguridad jurídica a los contratistas (empresas).

 

También te puede interesar:

Dinamizar la economía, el principal reto de Arce