martes. 18.06.2024

 En su lucha contra el cambio climático, el Banco de Desarrollo Productivo (BDP) prevé reducir 685 toneladas de dióxido de carbono (CO2) y ahorrar 3.098 Mwh de energía, al año, financiando iniciativas a través del producto financiero Ecoeficiencia BDP y asesorando de forma activa nuevos proyectos que tengan un impacto medioambiental positivo que aporten a la Contribución Nacionalmente Determinada (CND), ratificando su compromiso con la Madre Tierra y con el Acuerdo de París.

A nivel mundial, Bolivia está entre los países más afectados por el impacto del cambio climático en todo su territorio y en su estructura cultural, social, productiva, energética e industrial, y a pesar de ello realiza esfuerzos para avanzar en su desarrollo integral para Vivir Bien, destacando que existe un mayor compromiso para hacer frente a la crisis climática, incluyendo la gestión de daños y pérdidas.

Se debe producir cuidando a nuestra Madre Tierra, a nuestra Pachamama, en el marco del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social (PNDES) y las políticas públicas de incentivo para el uso de energías alternativas. Ecoeficiencia BDP aporta además a varios Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), a la agenda climática boliviana y otros compromisos climáticos.

Con este producto financiero, que se enmarca en el Programa de Finanzas Sostenibles, el BDP inicia un proceso de descarbonización de su cartera de Primer Piso y evitará la emisión de toneladas de CO2 y promoverá el ahorro energético. 

El CO2 es uno de los gases de efecto invernadero más abundante y que contribuye, en mayor medida, al aumento de la temperatura terrestre.

A siete meses de su lanzamiento, el primer producto crediticio verde de toda la banca, Ecoeficiencia BDP -lanzado en octubre del año pasado- logró desembolsos por Bs77 millones, hasta mayo del año en curso. Este producto financiero es una opción que contribuye a una reactivación económica productiva y sostenible e impacta positivamente en el medio ambiente. 

Ecoeficiencia BDP oferta tasas de interés altamente competitivas, menores a las que tiene un crédito productivo tradicional, con el objetivo de motivar a micro, pequeñas, medianas y grandes empresas al cuidado del medio ambiente. Está enfocado a cuatro sectores productivos claves para la reactivación económica sostenible: Agricultura y Ganadería, Manufactura, Hoteles y Restaurantes, además de Transporte y Almacenamiento.

Está destinado a financiar actividades de unidades productivas que requieran optimizar sus procesos, incrementar su productividad, generar ahorros en energía, acceder a nueva tecnología, reducir pérdidas y -a la vez- prevenir la contaminación ambiental; es decir, producir más, con menos. 

Una banca responsable impulsa proyectos que garanticen que las generaciones futuras cuenten con los recursos naturales necesarios, tanto para su propia supervivencia como para la de los demás seres vivos; por tanto, el BDP mide el impacto de sus financiamientos y reducción de la huella de carbono, un indicador clave en la lucha contra el cambio climático.  

Te puede interesar:

Ecoeficiencia es el producto financiero del BDP que prevé reducir el C02 y ahorro de...