sábado. 22.06.2024

La recesión económica y los conflictos políticos que escalaron en actos violentos en los últimos meses en Santa Cruz de la Sierra, no afectarán al sector de bienes raíces que ve con buenos ojos el año 2023.

Ese es el balance que realiza la franquicia norteamericana, Century 21, que inició operaciones en Bolivia hace seis años y hoy en día anuncia ser la empresa con mayor expansión a nivel nacional en el comercio de bienes inmuebles.

“El año pasado nos consagramos como la primera empresa del sector en todo Bolivia. Crecimos 70% en facturación en un año, además de tener la mayor red de oficinas y presencia en ocho de los nueve departamentos del país”, dijo Ives de Chazal, presidente de Century 21 Bolivia en la premiación “Centurion Award” que destaca a los asesores inmobiliarios con más ventas.

La empresa experimentó un bajón en su facturación a finales de octubre y noviembre del año pasado como resultado del paro de los 36 días. No obstante, cerró el año con récord de ventas y un incremento de la red de asesores de 600 a 850 personas en el último trimestre.

Para este año, sus proyecciones son optimistas.

“Creemos que en 2023 la empresa llegará fácilmente a tener más de mil asesores, con 65 oficinas y una facturación superior a la alcanzada en la anterior gestión”, indicó de Chazal.

Santa Cruz de la Sierra en particular, es donde el negocio inmobiliario tiene todas las condiciones para seguir creciendo. Es la ciudad con mayor crecimiento demográfico y lugar de destino de la migración interna lo que fortalece más su actividad económica y comercial.

“Comparado con hace cinco años atrás, vemos que de cada 10 personas que buscan una casa siete son del interior del país y tres de ellas de Santa Cruz”, dijo Rodrigo Prieto, asesor inmobiliario.

Asimismo, la zona Norte de la capital cruceña destaca como la con mayor demanda junto con el barrio Equipetrol y el Urubó, que en los últimos meses registró mayor demanda debido a la ampliación del puente conector con Santa Cruz.

Otro factor, que augura un buen año para el sector bienes raíces son las facilidades bancarias y el crédito de vivienda social.

De acuerdo con un reporte de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (ASOBAN), en el sector financiero, 94.747 familias accedieron a créditos de vivienda de interés social hasta agosto de 2022, 6.936 más que en agosto de 2021.

Además, informa que desde 2015 a julio de 2022, el financiamiento bancario a la construcción y servicios inmobiliarios en Bolivia crecieron en 108%, pero en Santa Cruz este crecimiento llegó al 128% en el mismo periodo.

La venta de inmuebles repuntó pese a conflictos y seguirá creciendo en 2023