martes. 16.04.2024
AGROPRODUCCIÓN

Desarrollo de la biotecnología demorará cinco años, pero aumentará 30% la productividad de la soya

Instituciones del sector agrícola de Bolivia coinciden que es necesario acelerar el acceso a la biotecnología como una medida que incrementará la producción de semillas más resistentes y generará divisas al contar con más toneladas para exportar.
SOYA-01
En referencia a la tecnología HB4, Anapo presentó la solicitud al Gobierno tanto en soya como en trigo.

El sector agroproductivo lamentó que no se haya incluido el acceso a la biotecnología en las 10 medidas recientemente lanzadas en el marco del acuerdo entre el Gobierno nacional y el empresariado nacional, tomando en cuenta que sería un efecto de alto impacto para el incremento de las exportaciones y para contribuir a la disminución de escasez de dólares en el país.

El gerente general de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Jaime Hernández, afirmó que la soya es el tercer rubro en importancia económica del país, después de los minerales e hidrocarburos, contribuyendo con el 18% de las exportaciones, lo que representa alrededor de $us 1.800 millones.

“Creemos que si hay un rubro que tiene el potencial para incrementar su potencial y traer más divisas para el país son las exportaciones de soya, pero para eso se necesita el acceso a la biotecnología”, afirmó Hernández.

Al contar con estas tecnologías, Hernández tiene la certeza que mínimamente se puede incrementar hasta 30% la producción específica de soya, convirtiéndose en 900.000 toneladas adicionales y que, en términos económicos, representa $us 500 millones adicionales en divisas, produciendo en la misma superficie.

El máximo ejecutivo de Anapo explicó que para implementar la biotecnología existe un proceso que es fundamental: actuar lo más rápido posible. “Es necesaria la aprobación de esta tecnología, ya que posteriormente se procede a la aprobación del gen correspondiente, como HB4 e Intacta, validación de granos adaptables a las condiciones del suelo y ambiente y los programas de multiplicación de semillas”, indicó.

En referencia a la tecnología HB4, Anapo presentó la solicitud al Gobierno tanto en soya como en trigo. En el primer cereal desde el año pasado la institución comenzó con el proceso de evaluación de riesgo, en el marco de la aprobación que realizó el Comité Nacional de Bioseguridad, realizando el primer ensayo de evaluación en la campaña de invierno del 2023 y continuando en la de verano del 2024; por lo tanto, se estima que hasta fin de año se pueda concluir y aprobar.

Hernández sugiere que lo ideal es agilizar este proceso para que con la información obtenida hasta esta campaña de verano se pudiese aprobar, acelerando los procesos, pero está en manos del Gobierno nacional.

En el caso del trigo HB4, a pesar de haber presentado todo lo requerido, Anapo no ha tenido ningún tipo de confirmación ni avance al respecto.

Biotecnología y buenas prácticas

SOYA-02

El director ejecutivo del Centro de Investigación Agrícola Tropical (CIAT), Héctor Sandoval, coincidió en que la biotecnología es el camino correcto para lograr un mayor rendimiento agroproductivo, sin embargo, dijo que no se deben descuidar las buenas prácticas para enfrentar el cambio climático y medioambiental.

“Es necesario que el Gobierno nacional autorice el uso de semillas que fueron genéticamente modificadas, tomando en cuenta que no representan ningún riesgo para el ser humano y para el medioambiente”, destacó Sandoval.

En el escenario actual, el director del CIAT apunta a que se demorará entre 5 y 7 años para lanzar variedades con Organismos Genéticamente Modificados (OGM´s). Afirma que actualmente cuentan con el desarrollo de estudios en biología molecular y cepas en laboratorio, cree que el salto a la biotecnología demorará por lo menos un quinquenio.

Afirmó que es crucial embarcarse en el desarrollo de biotecnologías en Bolivia, tomando en cuenta que los países vecinos son productores y exportadores de principales granos, que utilizan este tipo de desarrollos y representan una competencia importante con años de ventaja.

No es un pedido reciente

SOYA-03

El presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), José Luis Farah, recordó que son más de 14 años que los agroproductores insisten en la apertura del acceso a la biotecnología y “más ahora que nos encontramos en un escenario en donde no contamos con dólares, estamos en crisis y necesitamos reactivación”; además, destacó que la apertura de este tipo de tecnologías permitirá producir más y en la misma cantidad de tierras.

Al contar con más producción por hectárea, Farah indicó que existirá mejor abastecimiento del mercado local y también del exportador, que genera mas divisas para el país, resaltó que el sector productivo el año pasado exportó más que los hidrocarburos, y que se debe reforzar el trabajo del campo con seguridad jurídica y acceso a biotecnología.

Desarrollo de la biotecnología demorará cinco años, pero aumentará 30% la productividad...