martes. 27.09.2022
BANCO CENTRAL

Informe de Política Monetaria resalta el proceso de recuperación y estabilidad de la economía boliviana

Según el documento, en la primera mitad de 2022, dos hechos caracterizaron el contexto internacional: el surgimiento de la variante de COVID-19 más contagiosa Ómicron y el conflicto bélico entre Ucrania y Rusia, que repercutió en el alza de las cotizaciones de alimentos y energía.
01_BCB
El BCB presentó su IPM de julio 2022

El Informe de Política Monetaria (IPM) a julio de 2022, del Banco Central de Bolivia (BCB), resalta el proceso de recuperación y estabilidad de la economía boliviana, frente al contexto internacional con conflictos bélicos y pandemia de COVID-19, informó este martes el Ente Emisor.

El BCB presentó su IPM de julio 2022, un documento elaborado semestralmente que contiene el análisis del contexto internacional, las políticas monetaria y cambiaria implementadas, los resultados económicos alcanzados y perspectivas, señala un reporte institucional.

Según el documento, en la primera mitad de 2022, dos hechos caracterizaron el contexto internacional: el surgimiento de la variante de COVID-19 más contagiosa Ómicron y el conflicto bélico entre Ucrania y Rusia, que repercutió en el alza de las cotizaciones de alimentos y energía.

Ambos elementos produjeron un proceso inflacionario que fue enfrentado por las autoridades monetarias de la mayoría de los países del mundo a través del incremento de sus tasas de interés de política monetaria, lo cual generó un riesgo adicional de contracción de la actividad económica mundial.

“A pesar de este contexto internacional adverso, en Bolivia la reactivación económica mantiene su dinamismo con un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) al primer trimestre de 2022 de 3,97%, el cual contrasta con la tasa negativa registrada a similar periodo en 2021 (-0,61%)”, resalta.

Los sectores con mayor aporte al crecimiento en el primer trimestre de esta gestión fueron transporte y comunicaciones, agricultura, silvicultura, caza y pesca, establecimientos financieros, servicios de la administración pública e industria manufacturera, principalmente.

Asimismo, las cuentas externas tuvieron un desempeño favorable que coadyuvaron a estabilizar las reservas internacionales. La balanza de pagos registró un superávit en Cuenta Corriente ($us 274 millones al primer trimestre de 2022) por segundo año consecutivo y el más alto en los últimos ocho años.

Por otra parte, a julio se observó un superávit en la balanza comercial ($us 1.287 millones) explicado por el récord en las exportaciones no tradicionales y minería. En la Cuenta Financiera se registró una entrada neta positiva de capitales donde destacan los importantes flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) bruta recibida por $us 298 millones.

“En este contexto, la política monetaria del BCB continuó orientada a mantener la liquidez en niveles adecuados, destinada a dinamizar la cartera crediticia, la cual creció a agosto en términos interanuales en 7,5%, apoyando a la recuperación económica”, menciona el documento.

Por su parte, la política de estabilidad cambiaria permitió anclar las expectativas, limitar la presión inflacionaria de origen externo y preservar a agosto la bolivianización de cartera y de ahorros en 99,2% y 85,4%, respectivamente.

“Adicionalmente al desempeño favorable de las variables macroeconómicas mencionadas, Bolivia registró una tasa de inflación acumulada a agosto de 1,6%, la más baja de América Latina y un repunte en el crecimiento económico destacable, gracias a las diferentes políticas implementadas por el Ente Emisor y el Gobierno nacional”, afirma el BCB.

Informe de Política Monetaria resalta el proceso de recuperación y estabilidad de la...
Comentarios