domingo. 21.04.2024

Moody´s Ratings ve este año un panorama complicado para la economía boliviana y los principales riesgos que observa son mayor escasez de dólares y menor producción de hidrocarburos, contracción económica, una mora del sistema financiero creciente. Advierte una posible crisis de balanza de pagos, pero destaca que no hay problemas de inflación.

La compañía realizó este miércoles una evaluación de la economía boliviana, el sistema financiero bancario y de seguros, y de las perspectivas de la calificación de riesgo, en el evento “Inside Latam Bolivia 2024”.

“Desde la perspectiva de Moody´s, los riesgos para Bolivia son más escasez de dólares y de hidrocarburos, una contracción económica más profunda. También hay riesgos políticos elevados y crecientes riesgos sociales”, remarcó William Foster, vicepresidente Senior de Riesgo Soberano de Moody´s Ratings.

Sin cambios, añadió que el escenario que observa la compañía es que “Bolivia podría estar encaminándose a una crisis de balanza de pagos, un ajuste severo de tipo de cambio, y posiblemente un incumplimiento de sus compromisos de pago de la deuda externa”.

Explicó que la inflación no es un problema en Bolivia, como en otros países, ya que se encuentra por debajo del 3% en febrero, aunque las condiciones económicas son desafiantes, el crecimiento económico se ha desacelerado y la tendencia es que se sitúe por debajo del 2% este año.

También se identifican altas presiones en la balanza de pagos y hay un deterioro de la cuenta corriente, ya que luego de un superávit en 2021, al año siguiente y en 2023, se registró un déficit de 2,4% y se proyecta una tasa de negativa de 2,6% este año. Esto debido a que hay mayores importaciones y menores exportaciones.

Las menores ventas de hidrocarburos generan menores ingresos de divisas en la economía. La producción bajó de forma considerable y se acaban los contratos con Argentina, que era antes un cliente seguro y ahora tiene su propia fuente en Vaca Muerta.

Añadió que la producción es insuficiente para satisfacer la demanda doméstica, los inventarios de gasolina sólo alcanzan para pocos días en reservas y esto aumenta las importaciones y el gasto fiscal por el subsidio.

“Todo esto genera déficits fiscales persistentes y aumenta el nivel de deuda en relación al PIB. En 2016 era de 50% y ahora de 83% del PIB”, subrayó.

De acuerdo con Moody´s las Reservas Internacionales Netas (RIN) disminuyeron de forma marcada desde $us 8.946 millones  en 2018 a $us 1.808 millones en 2022, que se traducen en un acceso a dólares muy limitado y poca liquidez en esa divisa (solo 166 millones de dólares en 2023).

“El BCB ya empleó muchas de sus reservas de oro el año pasado y ahora está cerca de límite de lo que se puede usar, que son 22 toneladas, esto crea presiones sobre el tipo de cambio porque hay una mayor demanda de dólares y hay escasez de la divisa”, observó Foster.

Pago de deuda

Foster indicó que en 2024 y 2025, Bolivia sólo debe pagar intereses de la deuda soberana (emisión de bonos) por un valor de $us 109 millones cada año, ya que la amortización recién comienza en 2026.  Ese año debe pagar $us 435 millones (interés y capital), otros 420 millones en 2027 y 877, en 2028.

“Pero hay menor liquidez externa que resulta en vulnerabilidad crediticia y habrá mayores presiones para Bolivia”, adelantó Foster.

Recordó que las principales fuentes de financiamiento son los ingresos internos, bonos domésticos, préstamos de organismos multilaterales, como CAF, BID, Banco Mundial y otras fuentes oficiales. "Desde nuestro punto de vista hay voluntad de pago y de seguir cumpliendo obligaciones. En 2005 hay elecciones y será una cuestión política”, puntualizó.

Para Moody´s no parece existir voluntad de que el Gobierno realice ajustes económicos, reformas para aumentar las RIN y reducir el déficit fiscal para aliviar las presiones.

En cuanto al sistema financiero, la compañía señala que los niveles de mora continúan con una tendencia alta 2,82% en 2023 y este año podría acercarse al 4%. La cartera de préstamos crecerá en 5%.

Calificación de riesgo

La calificación de riesgo de Bolivia se mantiene en una escala de Caa1. De acuerdo con Moody´s la perspectiva negativa indica que es poco probable una mejora en el futuro previsible. “Podríamos cambiar la perspectiva de calificación de Bolivia a estable si los responsables de las políticas implementaran medidas que demostraran ser efectivas en la reducción sustancial de los desequilibrios fiscales y externos, incluyendo el fomento de un aumento sostenido en las reservas líquidas (divisas)”, precisa.

Agrega que la implementación de reformas estructurales que mejoren las perspectivas de crecimiento a mediano plazo a través de la diversificación de la economía y la reducción de la dependencia del sector de los hidrocarburos proporcionaría un apoyo adicional al perfil crediticio de Bolivia.

Con información de Visión 360

Moody´s alerta sobre menor crecimiento, mora elevada y la persistente falta de dólares...