viernes. 23.02.2024

La subvención a los hidrocarburos crecerá 28% hasta Bs 9.803 millones en 2024, según el PGE

Un total de  5.867 millones de bolivianos se dirigen a diésel oil, 3.634 millones de bolivianos a insumos y aditivos que es la gasolina, 157 millones de bolivianos al incentivo a los hidrocarburos, 109 millones de bolivianos a engarrafado de Gs Licuado de Petróleo y 37 millones de bolivianos a Gas Oil. La subvención a los alimentos crecerá hasta 700 millones de bolivianos, según el proyecto de PGE 2024.
gasolinera-bomba
De los Bs 9.803 millones destinados a al subsidio a los carburantes, 3.634 millones será para gasolina

La subvención a los carburantes pasará de 7.642 millones de bolivianos presupuestados en esta gestión a 9.803 millones de bolivianos (1.406 millones de dólares) el próximo año, un crecimiento de 28,2%, según el proyecto del Presupuesto General del Estado (PGE 2024).

El ministro de Economía, Marcelo Montenegro, informó que el PGE 2024  garantiza la subvención de los hidrocarburos. “Ahí está el gasto que va a hacer el sector público de 66.439 (millones de bolivianos) y noten que YPFB o la parte de hidrocarburos es casi la mitad, 34.778 (millones de bolivianos), de esos 34.778 (millones de bolivianos), 24.666 (millones de bolivianos) es el mayoreo, la compra de gasolina, diésel, fuel que tiene que usar la economía nacional”, añadió.

La autoridad explicó que de los 9.803 millones de bolivianos destinados a al subsidio a los carburantes, 5.867 millones de bolivianos se dirigen a diésel oil, 3.634 millones de bolivianos a insumos y aditivos que es la gasolina, 157 millones de bolivianos al incentivo a los hidrocarburos, 109 millones de bolivianos a engarrafado de Gs Licuado de Petróleo y 37 millones de bolivianos a Gas Oil.

Subvención a los alimentos 

Montenegro también explicó que el PGE 2024 garantiza 700 millones de bolivianos dirigidos a  la subvención de alimentos. De este monto 331 millones de bolivianos van al trigo, 262 millones de bolivianos al maíz, 107 millones de bolivianos al arroz. Para este año se había programado un gasto de 437 millones de bolivianos en el PGE 2023.

“La subvención global va más allá de los 10.503 millones de bolivianos. Esta subvención permite que la economía nacional sea estable, la política de gobierno siempre es defender el bolsillo,  la mesa de los bolivianos, de la gente de ingresos bajos y medios”, resaltó.

Bolivia necesita importar combustible a precio internacional para el consumo del mercado interno. A septiembre las compras de diésel alcanzaron un valor de 1.335,3 millones de dólares, un 9,95% menos que en similar período de 2022, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Las importaciones de gasolina sumaron 723,9 millones de dólares, un 4,58% más que en 2022.

Los números del PGE 2024

El proyecto de  PGE 2024 prevé para la próxima gestión una tasa de crecimiento del PIB de 3,71%; una tasa de inflación del 3,60%; una inversión pública de 4.274 millones de dólares; un resultado fiscal de -7,80%; y estabilidad en el tipo de cambio que -como años anteriores- se mantiene en +/-10.

El presupuesto, según Montenegro tiene entre sus objetivos mantener la estabilidad macroeconómica y la sostenibilidad de las finanzas públicas; profundizar la industrialización con sustitución de importaciones; mejorar y fortalecer el aparato productivo impulsando la productividad; consolidar el acceso universal y gratuito a la salud y a la educación; y continuar con las políticas de redistribución del ingreso para disminuir la pobreza.

Establece un presupuesto agregado con un crecimiento del 7,3%, de 317.129 millones de bolivianos a 340.318 millones de bolivianos; y un presupuesto consolidado que se incrementa en 8,9%, de 243.950 millones de bolivianos a 265.558 millones de bolivianos. Esto se asigna a 585 entidades del sector público.

“Eso significa que la economía se va a seguir expandiendo, sino no tendríamos un incremento. Entonces queda claro que el Presupuesto es congruente con el escenario de crecimiento, estabilidad de precios, mejora en los mercados laborales y mejora en las recaudaciones tributarias e industrialización con sustitución de importaciones”, afirmó Montenegro.

Asimismo, el proyecto de PGE 2024 prevé un incremento del 8,2% en la recaudación tributaria. “El presupuesto agregado de recaudación tributaria que va a pasar de 57.617 millones a 62.370 millones de bolivianos, un incremento del 8,2%”, añadió.

Por impuestos nacionales se piensa recaudar 57.826 millones de bolivianos, por impuestos municipales 4.441 millones de bolivianos y por impuestos departamentales 104 millones de bolivianos.

Sobre el resultado fiscal de la parte corriente, el Ministro afirmó que siempre se busca generar al menos un margen de superávit y para el 2024 en porcentaje del tamaño de la economía, se tienen previstos ingresos por 46,6% y gastos corrientes por 45,4%, lo cual permite generar ese margen de superávit.

Pero aclaró que en caso de registrarse déficit fiscal, éste se deberá al gasto de capital que es parte del fortalecimiento de la industrialización que impulsa el Gobierno.

Otro ítem importante en Gastos Corrientes es el de sueldos y jornales que llega a 49.089 millones de bolivianos. “Poniendo en número de funcionarios de 431.536 ítems, tenemos ahí 59,9% que es Salud y Educación; Policía y Fuerzas Armadas tiene 14,4%, Universidades con 6,3%; Entidades Territoriales 8,3% y el Órgano Ejecutivo 2%”, agregó. Las empresas públicas cuentan con 3.331 empleados, que representan el 6,8% del total.

El proyecto de PGE 2024 contempla 4.274 millones de dólares para inversión pública, de los cuales el 56% va al ámbito productivo, algo que caracteriza al gobierno del presidente Luis Arce, pues se diferencia de años anteriores donde se hacía más énfasis en infraestructura.

“Aquí estamos haciendo un esfuerzo por cambiar el país, por darle diversificación productiva, ahí tenemos la inversión en el sector agropecuario, industria, hidrocarburos, turismo, minería y energía, también está el gasto obviamente en el área social, 962 millones que es el 22%, que es educación, cultura, seguridad, en el incremento de capacidades para las actividades sociales o multisectorial 248 millones”, destacó.

Otro punto importante es el presupuesto destinado a los sectores de salud y educación. En el Presupuesto General del Estado Consolidado, el 10,8% está asignando a educación, y 10,1% va destinado a salud, el 1,7% se dirige a Defensa y el 2,1% a Gobierno.

“Siempre se alega que le damos más plata a Defensa y Gobierno, y la Salud y Educación están por debajo. Haciendo la suma Salud y Educación reciben 10 veces más de lo que se le asigna a Defensa y Gobierno, aunque todos son prioritarios, importantes para el funcionamiento de la sociedad y de la economía”, afirmó el Ministro.

Bonos, rentas y pensiones

El proyecto de PGE 2024 también garantiza la asignación de políticas sociales, mediante la Renta Dignidad 5.250 millones de bolivianos y 1,2 millones de beneficiarios,  el Bono Juancito Pinto 477 millones de bolivianos y 2,3 millones de beneficiarios, el Bono Juana Azurduy 187 millones de bolivianos y 231.416 beneficiarios, el subsidio prenatal 163 millones de bolivianos y 98,098 beneficiarios, el Bono Mensual de Discapacidad 182 millones de bolivianos y 61.321 beneficiarios. 

Dentro de las políticas sociales también se considera el gasto en pensiones del anterior sistema de pensiones y de la generación sándwich, Cossmil, el bono económico al magisterio, entre otros que en total demanda un presupuesto de 8.742 millones de bolivianos y un total de 271.016 beneficiarios.

El gasto más fuerte es 4.186 millones de bolivianos para el pago de rentas a 72.716 beneficiarios del sistema de reparto y 4.134 millones de bolivianos de compensación de cotizaciones para 173.307 beneficiarios.

Análisis 

El economista German Molina, opinó que el ratio PGE/PIB para el 2022 y 2023 fue 79% y 80% respectivamente y para la gestión 2024 sigue la tendencia creciente, de igual manera, los gastos del Tesoro General de la Nación (TGN) se elevan porque son recurrentes e inflexibles a la baja.

Es el caso del pago de salarios, renta vitalicia, servicio de la deuda pública, los programas sociales y transferencias condicionadas y no condicionadas, así como las subvenciones a los hidrocarburos, alimentos y servicios básicos.

Sin embargo, de acuerdo a la Constitución Política del Estado y la Ley Marco de Autonomías y Descentralización, en criterio del analista  es posible lograr la racionalización del gasto público, achicando el tamaño del Estado central porque a nivel subnacional rigen las autonomías y descentralización.

Se continuaría recurriendo al crédito público interno y externo afectando a la generación presente y futuro de los bolivianos al asumir el compromiso de utilizar los ingresos públicos, para amortizar el capital y el pago de intereses.

De acuerdo con Molina, para honrar la fe del Estado, como sucedió en la presente gestión 2023 que no se tuvo otra alternativa de utilizar las barras de oro para pagar el servicio de la deuda externa, en la actualidad y para próxima gestión fiscal se tiene una restricción que es la situación de la declinante tendencia a la baja del flujo de divisas y el stock de las reservas internacionales netas del Banco Central de Bolivia.

Alertó que los desembolsos de deuda externa al país que son los ingresos de dólares que incrementan el flujo y stock de las reservas internacionales netas del Banco Central de Bolivia serán menores al servicio de la deuda externa que son las salidas de dólares que disminuirán el flujo y stock de las reservas internacionales netas del Banco Central de Bolivia.

La subvención a los hidrocarburos crecerá 28% hasta Bs 9.803 millones en 2024, según el...