lunes. 22.04.2024

El 3 de abril de 2024 no es un día cualquiera. Al menos para Xiaomi, quien ha hecho las primeras entregas de su Xiaomi SU7, uno de los productos más rompedores que han lanzado en toda su historia. Dar el salto al coche eléctrico puede ser un punto de inflexión para la propia compañía o convertirse en un auténtico agujero negro de millones.

La marca tenía marcado en el calendario que este miércoles era el día en el que entregarían las primeras unidades de su coche eléctrico a sus nuevos dueños. En un evento dentro de su planta productora, los primeros clientes ya han recibido su berlina eléctrica. El propio Lei Jun, CEO y fundador de la marca, ha twitteado algunas imágenes de este momento.

 

Una locura que se extenderá durante meses

Los primeros clientes de Xiaomi han recibido su Xiaomi SU7 pero las imágenes deberían repetirse durante los próximos meses. El volumen de reservas ha sido tal que hay una lista de espera de siete meses para recibir el coche eléctrico de la firma china, informó el portal Xataka.

Después del evento del pasado 28 de marzo, cuando se desvelaron los pocos secretos que quedaban del coche, entre ellos su precio, se desató la locura. La marca asegura que en los primeros cuatro minutos había recibido 10.000 pedidos del coche. A los siete minutos se habían completado 20.000 reservas y la frontera de las 50.000 reservas se rebasó a los 27 minutos.

En apenas 24 horas la marca dijo haber registrado 88.898 pedidos en firme. Para hacernos una idea, España matriculó en todo el mes de marzo 94.840 vehículos de todo tipo (de combustión, eléctricos, híbridos...). La cifra es importante porque estos pedidos en firme son coches que ya están vendidos.

La mayor parte de las compañías chinas admiten pedidos en preventa de sus coches, antes de su presentación. En estos casos, se retiene el dinero y se ofrece la posibilidad de reembolso pasados unos días. Si el cliente quiere el coche, bloquea la configuración que más le guste y el pedido queda registrado como una solicitud completa, sin posibilidad de reembolso del dinero pasado uno o dos días.

Dado el enorme volumen de las reservas, Xiaomi ha ampliado este plazo de reembolso con la configuración ya bloqueada hasta una semana, con el objetivo de dar servicio a todos los potenciales clientes que estén interesados en una prueba dinámica que termine de convencerse o echarles para atrás. Según la marca, sus tiendas están recogiendo entre 90 y 120 solicitudes diarias de pruebas dinámicas para las que hay que esperar entre tres y cinco días.

Para animar las ventas desde el primer momento, Xiaomi permitió la reserva de su Founders Edition al mismo precio que sus versiones Pro y Max. La diferencia es que esta primera versión está limitada a 5.000 unidades y cuenta con un equipamiento más completo, lo que debería elevar su valor en el mercado.

Para poder dar servicio a todos los que quieran ver, probar o adquirir el nuevo coche eléctrico de Xiaomi, la marca ha dispuesto hasta 28 tiendas repartidas por todo el país para hacer las primeras entregas y recibir a los clientes. Según la marca, de los más de 100.000 pedidos que ya han recibido desde el último evento, 40.000 de ellos son ventas seguras, pues el plazo para obtener el reembolso o hacer cambios en las configuraciones ya se ha cumplido.

La marca confirmó que su coche se situará por debajo de los 28.000 euros en su modelo de entrada. Este precio es inferior al que se venden los Tesla Model 3 en China pero Xiaomi apuntó directamente a la compañía de Elon Musk y a Porsche en el anuncio del vehículo, presumiendo de todo tipo de cifras de rendimiento.

El mercado del coche eléctrico chino está inmerso en una guerra durísima de precios y opciones. Huawei, que cuenta con una start-up con un fabricante local de automóviles, le ha mostrado el camino a la compañía de Lei Jun, convirtiéndose el mes pasado en la primera empresa de reciente creación (en el mercado del automóvil) con más ventas.

Las particularidades de este mercado asiático favorecen la llegada de nuevos actores y es una oportunidad de oro para sus propias marcas. Hay un tipo de cliente nacionalista muy numeroso que está por la labor de apoyar a las compañías locales antes que a cualquier otra. A esto se suma la capacidad de las compañías chinas de entender de primera mano las particularidades de su mercado y, al mismo tiempo, lanzar un producto que, sobre el papel, pinta muy bien.

SU7; el vehículo eléctrico de Xiaomi llega a sus primeros dueños