viernes. 12.07.2024

La crisis sanitaria del coronavirus obligó a que cientos de empresas se replanteen sus modalidades de producción. Estos dos últimos años, gobiernos en todos los rincones del mundo dieron luz verde al teletrabajo o trabajo remoto, en Bolivia según un informe de la organización internacional “Great place to work”, el 66% de las empresas en Bolivia, esta trabajando ya en horario continuo, y en este grupo un 50% lo hace en formato híbrido, es decir que alternan trabajo presencial y virtual.

Un desafío para las empresas

La modalidad llegó para quedarse, aunque plantea desafíos laborales que deben encararse pronto. Durante la pandemia el trabajo remoto posibilitó la continuidad de los negocios, los empleos y fue un inesperado salto hacia el futuro laboral. Pero, aunque hoy abre posibilidades, también plantea grandes desafíos, según Vinicius Pinheiro, Director de la Organización Internacional del Trabajo para América Latina y el Caribe (OIT).

El trabajo a distancia llegó para quedarse y, aunque "ayudó a amortiguar los impactos negativos de la crisis en los mercados de trabajo y contribuyó a la preservación de millones de empleos", aún falta responder a los grandes desafíos que plantea, tanto para los trabajadores como para las empresas, admitió.

El trabajo remoto aumentó significativamente en América Latina y El Caribe durante la pandemia, y entre el 20 y 30 por ciento de los asalariados que estuvieron efectivamente trabajando en la Región lo hicieron desde sus domicilios durante el confinamiento. Unos 23 millones de personas estaban en el teletrabajo durante el segundo trimestre de 2020, según la OIT.

En el segundo trimestre de 2021 se produjo un repunte en la incidencia de esta modalidad debido a las nuevas olas de contagio. Asimismo, hacia mediados de ese mismo año, la proporción de los trabajadores -en particular de asalariados- que trabajaban desde sus hogares era significativamente más elevada en comparación a los meses previos de irrupción de la pandemia.

En el tercer trimestre del año pasado, a excepción de Chile y Costa Rica, donde el teletrabajo disminuyó, en el resto de la Región continuaba siendo significativamente superior a los porcentajes registrados antes de la pandemia.

44% de las empresas en Bolivia siguen con el formato presencial en sus fuentes laborales según “Great place to work”

Cambios en las estructuras

Aldana Fernández de Córdova, Country Manager de “Great Place to work - Bolivia”, indicó que el teletrabajo ha traído consigo importantes cambios en las organizaciones, sobre todo al disminuir el número de personas en las oficinas.

“Esta nueva modalidad también ha generado cambio en las estructuras de las empresas, al no haber tanto personal en los espacios, estos han reducido su tamaño o comparten espacios. Después de dos años de pandemia las empresas se han dado cuenta que se necesita normar el teletrabajo, para obtener productividad, que al fin y al cabo es lo que se necesita”, señaló Fernández.

Por otro lado, evaluó la forma en cómo se llegó al teletrabajo y concluye que no fue algo planificado, sino de emergencia. Las empresas en Bolivia han tenido que ir adecuándose al teletrabajo de manera muy informal, por urgencia, sostiene la experta.

“Otro desafío de las empresas hoy, es desarrollar habilidades, sobre todo las blandas que van de la mano con la tecnología, capacitación y actualización. Además de controlar el nivel de productividad que tienen los trabajadores en la modalidad remota”, dijo.

"Hay un Decreto vigente sobre el teletrabajo"

La ministra de Trabajo, Empleo y Previsión Social, Verónica Navia, explicó que se encuentra en vigencia del Decreto Supremo 4570 que establece la aplicación e implementación de las condiciones especiales de teletrabajo y el trabajo a distancia.

“Los trabajadores del sector privado y los servidores públicos que se sujeten a las condiciones especiales de teletrabajo o trabajo a distancia, no podrán sufrir afectación en sus condiciones laborales”, indicaron desde el Ministerio de Trabajo.

La ministra añadió que se trata de una medida que no vulnera ningún derecho como el bono refrigerio y no es causal para despido o desvinculación.

Nueva modalidad laboral: teletrabajo, flexibilidad y nuevos desafíos