domingo. 03.03.2024

A pesar de que 95% de la población mundial vive dentro del área de cobertura de Internet móvil, 38%, equivalente a 3.000 millones de personas, no está conectada todavía.

Esto significa que casi cuatro de cada 10 personas en el mundo no usan Internet pese a que el servicio se encuentra disponible.

Y algunos de los motivos son que no cuentan con dispositivos como teléfonos celulares, los precios inasequibles y la falta de habilidades digitales, advierte la GSMA en su nuevo informe El estado de la conectividad de Internet móvil 2023.

La brecha de uso de Internet se ha reducido lentamente en los últimos años. Especialmente, en los países de menores ingresos, 42% de los adultos no utiliza Internet móvil debido a barreras como las antes mencionadas.

Un obstáculo inicial crítico en la adopción de Internet, según la GSMA, es la falta de conocimiento acerca del Internet móvil. Si bien la mayor parte de la población sabe qué es, aún hay personas en algunos países que desconocen de qué se trata y cómo acceder, informó DPL News.

Por ejemplo, 54% de la población rural en Etiopía no tiene conocimiento sobre el Internet móvil y también 20% de las personas que viven en las ciudades en ese mismo país.

La segunda mayor barrera en el uso de la banda ancha móvil es la falta de alfabetización y habilidades digitales. En México, uno de los países más grandes de América Latina, 5% de la población no utiliza Internet móvil debido al analfabetismo.

Además, otro 5% de la población mexicana no sabe utilizar un dispositivo móvil y otro 3% desconoce cómo acceder a Internet desde un celular.

El reporte de la GSMA explica que las desigualdades estructurales ―la brecha de educación, por ejemplo― afectan desproporcionadamente a algunos grupos, como las mujeres y las comunidades rurales, impidiéndoles utilizar y beneficiarse de Internet.

INTERNET-02

De esta manera, las mujeres tienen 19% menos probabilidad de usar Internet móvil en comparación con los hombres, por falta de conocimiento, independencia económica para poseer un dispositivo o incluso falta de autonomía.

Otra de las problemáticas que explican la brecha de uso de Internet móvil es la falta de asequibilidad. Para las regiones como América Latina, el sur de Asia y África, la asequibilidad de los dispositivos móviles empeoró en 2022. Esto significa que el costo es mayor a lo que una persona puede pagar de acuerdo con sus ingresos.

Al precio de los dispositivos en el mercado se suma el aumento del costo de vida en los países con una creciente inflación de los productos y servicios.

En los países de ingresos bajos y medios, adquirir un dispositivo equivale a gastar el 16% de la renta mensual; mientras que en los países más pobres supone 40% de la renta media al mes.

Lo anterior explica que la población que permanece desconectada tiene cada vez menos capacidad de pagar por un dispositivo y un plan de datos móviles.

La mayoría de la población conectada tiene un smartphone

Para finales de 2022, la GSMA informa que 57% de la población mundial ya usaba Internet móvil, es decir, 4.600 millones de personas. La mayoría de  ellas, 4.300 millones, poseen un teléfono inteligente.

Aunque la brecha digital persiste, a su vez cada vez más personas en el mundo acceden a Internet e incluso migran a las tecnologías móviles más recientes como 4G y 5G.

En la actualidad, 90% del mundo ya cuenta con cobertura de redes 4G y 5G está presente en 32% del territorio global, principalmente en algunos países de Asia, América del Norte y Europa.

Aun así, la GSMA señala en su estudio que la mayoría de los operadores móviles seguirán manteniendo activas las redes 2G y 3G en el futuro próximo, debido a que un porcentaje importante de personas seguirán usando esas redes, sobre todo en países de ingresos bajos y medios.

Sin embargo, aunque la modernización tecnológica avance, tanto en las redes de Internet como en los dispositivos, todavía persiste la brecha digital en términos de acceso y uso.

En 2022, el crecimiento de la cobertura de la banda ancha móvil fue mínimo, de acuerdo con la GSMA. Unas 400 millones de personas viven en zonas sin acceso a servicios móviles, donde prevalece la ruralidad, la baja densidad poblacional y la pobreza.

Y por estas mismas razones, son poblaciones a las que difícilmente llegará la huella de Internet móvil en el corto plazo, por lo que se necesita pensar en nuevos modelos para expandir la conectividad e impulsar la adopción efectiva de Internet.

¿Por qué 3.000 millones de personas aún no están conectadas a Internet?