miércoles. 08.02.2023

Mis doce uvas macroeconómicas al Ekeko

Hugo Siles Espada es economista y comunicador social 

Erase una vez un barbudo, gentil y alegre habitante de nombre Melquiades, a quien el “Dios de la Abundancia”, Ekeko, le concedió 12 deseos para las fiestas de las “Alasitas”.

Melquiades, con su varita de canela, movió el fondo de su caldero mágico donde advertía vendavales de inestabilidad macro y micro económica para 2023 y decidió elevar sus deseos de estabilidad de precios y crecimiento y desarrollo. 

Melquiades deseó:

1.    Que no se devalúe el tipo de cambio para evitar el “crack” en los delicados equilibrios walrasianos de los precios relativos: salarios, tasa de interés, precio gasolina, UFVs, IPC, etc. 
2.    Que el superávit comercial 2023 en balanza de pagos sea superior al 2020 para nutrir de divisas a las reservas internacionales netas. Las importaciones están subiendo por el ascensor y las exportaciones por las gradas, algo aproximado a la tesis malthusiana sobre el crecimiento de la población y los alimentos.  
3.    Que el déficit fiscal no supere los 2 dígitos para evitar que el “cervecero, el verdulero y el carnicero” smithiano internacional no cobren a mis hijos amortización e intereses de usura por  la deuda externa. 
4.     Que el impuesto a los vehículos automotores privados sea progresivo, en función del consumo anual de gasolina y de la huella de carbono para coadyuvar en los 17 objetivos de desarrollo sostenible. 
5.    Que se levante el ITF a la moneda extranjera para que el “colchón bank” de más de $us 7.000 millones ingrese a la formalidad. Las reservas familiares netas superan a las reservas internacionales netas del BCB. 
6.    Que el IVA a la gasolina y diesel sea el 1% del valor facturado. 
7.    Que el impuesto al oro sea del 13% por IVA, 3% por  IT y 25% por IUE. “Todos somos iguales ante la ley”, excepto los auríferos que encontraron El Dorado en el norte paceño y exportan en base a mercurio más de 2.735 millones de dólares (a noviembre 2022). 
8.    Que el 30% del espacio en metros cuadrados de los supermercados sea para productos “Hecho en Bolivia”. Los “alasitas” nacionales necesitan “Qhatu”s nacionales formales. 
9.    Que los docentes de la “U” libren examen de competencia cada 4 años. La productividad de los factores está en función del “gris” de la testera de los estudiantes más que en el gris del subsuelo (recursos naturales).  
10.    Que el plato paceño sea con papa, choclo y llajua nacional para impulsar la sustitución de importaciones.
11.    Que los más de 150 mil nuevos entrantes al mercado laboral encuentran más de 150 mil ideas y oportunidades de negocio.
12.    Que la guerra entre Rusia y Ucrania, la crisis de suministros de China y la estanflación Europea y de Estados Unidos no generen inflación importada. Las “águilas” internacionales están ajustando su tasa de ganancia vía incremento de precios y no vía incremento de la cantidad.

Mis doce uvas macroeconómicas al Ekeko
Comentarios