sábado. 04.02.2023
NUEVAS TECNOLOGÍAS

Jóvenes inventores bolivianos animaron la Robomatrix e Infomatrix 2022

Cientos de jóvenes participaron de las competencias de robótica y desarrollo de proyectos a nivel continental. Además de la juventud, la idea de utilizar nuevas tecnologías para desarrollar soluciones para las personas y las comunidades, fueron el denominador común del torneo. Con mucha disciplina y dedicación, los jóvenes desarrollaron robots que les permitieron ganar premios y clasificarse para representar al país en torneos internacionales. Dos jóvenes de la provincia Ingavi de La Paz ganaron la categoría animatrónics

Un joven afina su robot para participar de un evento de la Robomatrix 2022
Un joven afina su robot para participar de un evento de la Robomatrix 2022

No es un deporte para cualquiera. Desde tiempos inmemoriales, el sumo está reservado para guerreros samurai que se preparan intensamente para enfrentarse a su rival. El honor, la dignidad, la disciplina y el respeto al esfuerzo del contrincante también son parte de la lucha.

El fin de semana, cientos de jóvenes se enfrentaron en un combate similar.

Ceremoniosamente los luchadores fueron convocados al dhoyo, el área de combate; los rikishi atendieron al llamado con paso lento pero seguro; concentrados al 100 por ciento, no cruzaron mirada, saludaron al juez, tomaron posición, se escuchó la cuenta de protección y dejaron que sus robots se batan en duelo. La lucha concluye cuando uno de ellos es desplazado del área de combate.

Se trata del Minisumo que junto al Robofut, el LegoSumo y los Animatronics fueron parte de las trece categorías que animaron la Robomatrix de este año.

Una partida de Robofut en el Robomatrix 2022
Una partida de Robofut en el Robomatrix 2022

Robomatrix e Infomatrix son las competencias regionales de robótica y proyectos estudiantiles de ciencia y tecnología que después de dos años, volvió a reunir a cientos de jóvenes apasionados por el diseño y el desarrollo de robots. El escenario fue el coliseo de la Universidad Católica Boliviana.

Los torneos fueron organizados por la Sociedad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología Aplicada (Solacyt) en coordinación con la Universidad Católica Boliviana en La Paz y el auspicio de Huawei Bolivia.

Más de 230 participantes formaron un centenar de equipos que llegaron no solo de varias ciudades del país sino de otros países como Colombia y Perú superando todas las expectativas

“Queremos incentivar a los jóvenes a que desde temprana edad puedan desarrollar soluciones tecnológicas. Si bien esta es una competencia en la cual siguen un reglamento, el objetivo es que a la larga estos se conviertan en proyectos reales que puedan ayudar a la sociedad, y este tipo de eventos es el primer escalón para avanzar en el mundo de la tecnología”, explicó Alejandro Nuñez Arroyo, miembro de la Sociedad Científica de Ingeniería Mecatrónica, organizador del evento.

Al levantar la bandera a cuadros del Robomatrix e Infomatrix 2022, el Vice Gerente General de Huawei Technologies Bolivia, Yuan Chayong, manifestó su confianza en que jóvenes desarrollen las nuevas Tecnologías de Información y Comunicación, TIC.

“Huawei está formando grandes talentos bolivianos. Creemos firmemente que los jóvenes tienen la fuerza, capacidad y habilidad necesarias para abrir un mundo de increíbles posibilidades y aportar a la economía digital de Bolivia”, dijo Chayong.

Yuan Chayong y Nie Yubo, ejecutivos de Huawei Bolivia junto a los organizadores de la Robomatrix e Infomatrix de este año
Yuan Chayong y Nie Yubo, ejecutivos de Huawei Bolivia junto a los organizadores de la Robomatrix e Infomatrix de este año

“En el contexto en el que nos encontramos tenemos un claro reto: desarrollar la industria TIC es el talento que debemos impulsar a nivel global”, agregó.

Los equipos donados por Huawei Bolivia fueron parte de los premios que recibieron los ganadores de las diferentes categorías tanto de Robomatrix como de Infomatrix.

Jóvenes apasionados

En el torneo, la juventud de los participantes no pasó desapercibida. Diego Alaro Inta, es un claro ejemplo. Con 17 años, el estudiante de quinto de secundaria de la Unidad educativa Irohito Urus de comunidad Jesús de Machaca de la provincia Ingavi de La Paz, se llevó el primer premio en la categoría Animatronics. Los hermanos Yulin (16) y Yulong (13) Wang de Santa Cruz se llevaron la medalla de plata y Manuel Marconi (21) de Oruro se llevó la medalla de bronce.

“Hemos venido a participar para demostrar nuestra capacidad. Hemos hecho nuestros robots de material reciclado, de materiales que estaban destinados a ir a la basura”, explicó Diego Alaro mientras se preparaba, junto a su compañero de equipo Amilcar Inta, para competir con otros robots creados y desarrollados por sus manos en Robofut, otra categoría del Robomatrix que enfrenta a robots autónomos en partidos de futbol.

Los ganadores de la categoría Animatronics
Los ganadores de la categoría Animatronics

Con su robot Tikats, un animatrónico que simula al Titi, el gato andino y que tiene el objetivo de concientizar a la ciudadanía en el cuidado contra la COVID-19, los estudiantes están convencidos de que su futuro está en la robotrónica.

 “Obviamente se pueden hacer robots en Bolivia. Se necesita de gran sacrificio, voluntad y el esfuerzo de una persona para hacer un robot. La robótica no es solo para admirar, se puede colaborar a nuestro país, se puede crecer”, dice Diego.

Desde la cuna

En las previas de la competencia, los jóvenes científicos estaban, literalmente, con las manos en la masa, soldando, programando y realizando los últimos ajustes a sus robots.

Originarias de Oruro, Angela De La Barra (13) y Mariana Chuca (16) llegaron al Robomatrix con la idea de ganar para representar a su instituto, ciudad y país en torneos internacionales. Pero su visión más allá. Quieren sentar un precedente para que más mujeres se sumen a la ingeniería mecatrónica.

“Ya hice muchos otros robots. Fui a Ecuador representando a Bolivia. Quiero inspirar a las chicas a que sean ingenieras y se abran más hacia el tema de la tecnología; me voy a dedicar a la tecnología el resto de mi vida”, dijo Ángela con aplomo.

Mariana (16) y Angela (13) llegaron al torneo desde Oruro
Mariana (16) y Angela (13) llegaron al torneo desde Oruro

“Quiero estudiar ingeniería mecatrónica porque se puede crear nuevas cosas; se pueden implementar nuevas tecnologías para ayudar a las personas adultas con sus compras y evitar que los estafen o a las personas que necesitan implantes”, dijo Mariana.

Miguel Mujia (11) e Ignacio Siles (11) estudiantes del colegio San Ignacio, compitieron con su última creación en el campeonato de Robofut. Con nueve años de edad, crearon su primer robot en 2020.

Con 11 años de edad, Miguel e Ignacio estuvieron entre los más jóvenes de la competencia
Con 11 años de edad, Miguel e Ignacio estuvieron entre los más jóvenes de la competencia

Miguel, tiene clara la ruta crítica de su vida. “Pienso dedicarme a la robótica y ayudar a la gente diseñando partes del cuerpo robóticas”.

Jóvenes inventores bolivianos animaron la Robomatrix e Infomatrix 2022
Comentarios