sábado 27/11/21
INFORME

El 54,4% de la población mayor de 18 años cuenta con el esquema completo de vacuna anticovid

Arce informó que Bolivia pasó de una tasa de letalidad de 6,2%, en la primera ola, a una letalidad que no superó el 2,7% en la segunda y tercera olas. Al comienzo de una cuarta ola, en el país se registran los niveles más bajos de toda la pandemia con 0,96% en noviembre de 2021.

Captura-de-pantalla-2021-11-08-a-la(s)-12.08.37
Luis Arce indicó que en su gestión de Gobierno se han colocado 7,9 millones de dosis, entre primeras, segundas, terceras y únicas dosis

El presidente del Estado, Luis Arce Catacora, destacó este lunes que, a un año de su gestión, el 54,4% de la población boliviana mayor de 18 años ya cuente con el esquema completo de vacunación contra el COVID-19, con la aplicación de 7,9 millones de dosis de las más de 15,4 millones de vacunas gratuitas que se dispusieron para garantizar el derecho a la salud.

“En el año de gestión de nuestro gobierno elegido democráticamente, se han colocado 7,9 millones de dosis, entre primeras, segundas, terceras y únicas dosis. A noviembre de 2021, 54,4% de la población mayor de 18 años cuenta con el esquema completo de vacunación contra el COVID-19”, destacó.

Resaltó que durante la tercera ola de la pandemia, el proceso de inmunización fuera masivo, que llegó a una cobertura del 64% de primeras dosis y del 54% en segundas dosis, además de la vigilancia epidemiológica activa y un proceso continuo de vigilancia genómica, ante posibles riesgos de propagación de variantes del virus, que ahora son parte de la política sanitaria boliviana.

Señaló que debido a que la pandemia fue de carácter mundial, se tropezó con múltiples problemas para acceder a la compra de vacunas, pero a pesar de ello, el proceso de vacunación consideró tres fases, una primera dirigida al personal de salud y personas mayores de 60 años o personas con enfermedades de base.

Una segunda fase de vacunación masiva para la población de 18 a 59 años de edad sin enfermedades de base y a mujeres embarazadas y en período de lactancia; además de una tercera fase que contempló la vacunación a adolescentes de 16 a 17 años.

El mandatario recordó que al asumir el mandato, en noviembre de 2020, el país se encontraba sumido en una profunda crisis sanitaria por la pandemia del COVID-19.

“En Bolivia, el COVID-19 llegó en marzo de 2020, trayendo dolor, luto e impotencia frente a una clara incapacidad de manejar la crisis sanitaria del gobierno de facto, la falta de insumos médicos, de medicamentos, de oxígeno, pruebas masivas de PCR, de personal capacitado se tradujo en cifras estremecedoras de letalidad, en un escenario que, a pesar de haber adoptado cuarentenas rígidas y flexibles, no avizoraba esperanza para el pueblo boliviano”, rememoró.

Dijo que el manejo de la pandemia en 2020 estuvo caracterizado por altos índices de letalidad acompañados de un número elevado de casos positivos y un nivel insuficiente de pruebas.

En contraposición, aseveró, que en noviembre de 2020 se adoptó una estrategia y se tomó la decisión de abandonar las medidas de cuarentenas rígidas y se ejecutó un plan con tres líneas de acción que incluyó los testeos masivos y gratuitos, vacunación gratuita y el fortalecimiento del sistema sanitario desde el nivel central del Estado.

“Pasamos de confinamientos y restricciones a la movilidad a una oferta amplia y masiva de pruebas diagnóstico, de allí, al tratamiento temprano y al inicio del proceso de inmunización con vacunas aprobadas internacionalmente”, resaltó.

Detalló que Bolivia pasó de una tasa de letalidad de 6,2%, en la primera ola, a una letalidad que no superó el 2,7% en la segunda y tercera olas, y al comienzo de una cuarta ola, en el país se registran los niveles más bajos de toda la pandemia con 0,96% en noviembre de 2021.

Destacó que entre el 8 de noviembre de 2020 y el 31 de octubre de 2021 se alcanzaron más de 2 millones de pruebas COVID-19 realizadas en la población boliviana, un número de pruebas equivalente a 12 veces más de lo realizado por el gobierno de facto.

“En la gestión 2020, un paciente debía gastar entre Bs 1.000 y Bs 1.500 por una prueba PCR, y tenía que esperar hasta tres meses por el resultado. Nuestro Gobierno adquirió 4.043.525 pruebas de diagnóstico, entre PCR y antígeno nasal, para garantizar el diagnóstico masivo y oportuno con un resultado rápido, además de ser totalmente gratuito. En el país, se cuenta con 2.576 puntos que realizan el diagnóstico por antígeno nasal”, afirmó.

El 54,4% de la población mayor de 18 años cuenta con el esquema completo de vacuna...
Comentarios