viernes. 08.12.2023
ROADSHOW

Empresarios invitan al sector público y privado a subirse al tren de la economía circular

Empresas bolivianas como Empacar, Mamut e Itacamba, además de la Fundación Amigarse, compartieron su experiencia en proyectos de recolección, reciclaje y reutilización de materiales durante el Roadshow Economía Circular, organizado por la Fundación Konrad Adenauer (KAS) y la Cámara de Comercio e Industria Boliviano Alemana.

 

Roadshow Economía Circular
Unas 300 personas participaron del roadshow tanto de forma presencial como virtual

Representantes de la empresa privada y el sector público, se dieron cita durante el Roadshow Economía Circular realizado en Santa Cruz de la Sierra, para compartir sus experiencias en la implementación de proyectos de recolección de residuos, reciclaje y revalorización de materiales con el objetivo de destacar y colocar a la economía circular dentro de los planes de acción a nivel público y privado de nuestro país, una iniciativa de la Fundación Alemana Konrad Adenauer (KAS) a través de su Programa Regional de Seguridad Energética y Cambio Climático (EKLA), con la organización de la Cámara de Comercio e Industria Boliviano – Alemana (AHK) y del que participaron de forma gratuita aproximadamente 300 personas de forma presencial y virtual.

La economía circular es un modelo de producción y consumo que se basa en reducir los residuos al mínimo, reciclándolos para que se mantengan dentro de la economía. De esta forma, se crea un valor añadido a los materiales, al lograr utilizarlos todas las veces que sea posible. Contrasta con el modelo económico lineal tradicional, basado principalmente en el concepto “usar y tirar”, que requiere de grandes cantidades de materiales y energía baratos y de fácil acceso.

El evento resaltó la importancia de la articulación de los actores en toda la cadena de economía circular, desde generadores, recolectores, y empresas recicladoras. Por ejemplo, Moira Galvez, directora ejecutiva de Fundares CAINCO, destacó el rol de los emprendedores en el proceso de transición hacia una economía circular. “Si fortalecemos a los emprendedores, animamos a invertir y a trabajar con nuevos tipos de residuos. De esta forma, el mercado de reciclables en Bolivia va a aumentar, por ende, se va a evitar que los residuos vayan al relleno sanitario para que vayan a una industria, con una adecuada gestión”, comentó Galvez.

En este mismo sentido, Heiver Andrade, de la Fundación AMIGARSE compartió su experiencia de trabajo con otro importante eslabón en la cadena de la economía circular: los más de 2 mil recolectores de residuos de Santa Cruz que están agrupados en 36 asociaciones. “A partir de septiembre vamos a intentar un nuevo modelo de la mano de Emacruz. Va a dotar a cada centro de acopio de tres camiones. Nosotros estamos tocando puertas para terminar de equiparlos con moto cargos y carritos”, aseguró Andrade. De esta forma, se va a pasar de recolectar 18 mil toneladas de residuos al año, a 41 mil toneladas.

También se conocieron experiencias de la empresa privada, como es el caso de EMPACAR, la empresa detrás del “Tapatón”, que lleva en el negocio del reciclaje hace más de 45 años, reciclando papel, PET y cartón, entre otros residuos. “Hacemos que la economía circular sea una realidad en Bolivia”, comentó su gerente general Carlos Limpias, quien añadió que la empresa tuvo que trabajar mucho para poder convencer a las empresas de que el material reciclado es igual de bueno que el material virgen. “Hoy, la sociedad ha cambiado y valoriza el hecho que las botellas vengan de residuos y que no contamine”, resaltó.

Limpias hizo un llamado para que se impulse la economía circular desde políticas públicas. “Creo que debemos ir de la mano junto a las autoridades municipales y estatales para que nos apoyen y que la economía circular termine de despegar en nuestro país, haciendo más fácil nuestro trabajo”, comentó. Hasta fin de año, EMPACAR pretende a triplicar la capacidad productiva de su planta, con lo que podrán reciclar el 100% de todas las botellas PET que van a ser producidas en Bolivia.

El evento también contó con la participación de ITACAMBA. Su gerente de logística, Oscar Aced Tomas expuso el proyecto de la cementera para utilizar los residuos sólidos generados en los municipios de la provincia Germán Busch en coprocesamiento, utilizando los residuos para sustituir parcialmente el uso de gas natural en la producción de cemento. De esta forma, los residuos se eliminan eficientemente, sin que se generen nuevos residuos, ya que todo se vuelve energía o se incorpora al mismo material.

Como ejemplos de iniciativas que trabajan la economía circular desde el diseño de los productos, Ibert Ayala, CEO de Hidrobag, mostró su experiencia produciendo bolsas 100% biodegradables en base a un polímero que se extrae del almidón de yuca. “Lastimosamente en Bolivia no hay una ley que prohíba las bolsas plásticas de un solo uso. Estamos muy retrasados en este tema”, se lamentó. En Bolivia se consumen 4.100 millones de bolsas plásticas de un solo uso al año. Hidrobag tiene una capacidad para producir 36 toneladas de bolsas ecológicas por mes, cubriendo el 35% del mercado de bolsas plásticas.

Otro caso exitoso fue el de Mamut la empresa de materiales de construcción sostenibles que actualmente tiene operaciones en Bolivia y Paraguay, y que ofrece 14 productos resultado del reciclaje de llantas en desuso. Su CEO, Manuel Laredo, hizo énfasis en cómo las empresas de economía circular pueden llegar a ser competitivas. “En Mamut, promovemos y diseñamos productos de infraestructura eco sostenible en Latinoamérica. Industrializar la basura, promover el eco diseño, y producir de forma eficiente, es una oportunidad de desarrollo”, enfatizó. Hasta el momento, la empresa ha logrado reciclar 2 mil toneladas de caucho proveniente de llantas.

Como parte de las instituciones públicas, Grimaldo Soto, de la Secretaría de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente de la Gobernación de Santa Cruz, expuso sobre el trabajo de esa institución en la implementación de la Política y Estrategia Departamental de Cambio Climático, la cual se aborda desde un punto de vista de desarrollo integral, según comentó Soto. “Hemos priorizado los pilares de bosques, agua y la emisión de gases de efecto invernadero”, sostuvo.

Para terminar, Marina Yzú, gerente de sostenibilidad, comercio exterior y ferias de la Cámara Peruano Alemana, comentó acerca del trabajo que realiza esa institución, sobre todo, en el tema de la gestión de los residuos plásticos. “Nuestra iniciativa Fantástico, Sostenibilidad con Plástico, quiere llamar a la reflexión sobre cómo abordar el desafío del uso del plástico”, indicó Yzú, para lo cual es necesario repensar al plástico: cómo prolongar su vida útil, incorporar los residuos post consumo, reducir y optimizar su uso, y aportar a la restauración de los ecosistemas.

La Cámara Peruano Alemana lleva adelante la iniciativa junto a la Asociación Nacional de Industrias del Perú y es parte del programa de fomento de la Unión Europea Al-Invest Verde. En este marco, Yzú anunció que está abierta la segunda convocatoria para la postulación de proyectos verdes que puedan ser financiados por el programa Al- Invest Verde.

Programa de seguridad energética y cambio climático 

Desde el punto de vista de la Fundación Konrad Adenauer, las necesidades básicas de las personas se ven afectadas a causa de la interacción entre política energética, política climática y política del medio ambiente, así como también se ve vulnerado el modelo económico del país, requisitos indispensables para alcanzar la dignidad humana, derechos humanos y justicia social.

Para la KAS el tema “Seguridad Energética y Cambio Climático” se ha convertido en una pieza importante para la estructura y el mantenimiento de un orden social democrático. En este contexto, la Fundación Konrad Adenauer desarrolla su labor en Latinoamérica con un programa regional propio para Seguridad Energética y Cambio Climático - EKLA.

EKLA, apunta a proporcionar plataformas tanto tradicionales como digitales, para desarrollar un diálogo desde el multilateralismo y lograr la integración regional sobre el cambio climático y las políticas energéticas y ambientales. Por lo tanto, se centra en el análisis geoestratégico, los debates y las perspectivas, enfatizando la estrecha colaboración entre países de Latinoamérica.

En la búsqueda de reforzar las políticas de desarrollo sostenible con énfasis en la adaptación y mitigación frente al Cambio Climático, así como en políticas energéticas, trabaja en las áreas temáticas de Seguridad Energética, Ciudades Sostenibles, Economía Circular y Biodiversidad.

Empresarios invitan al sector público y privado a subirse al tren de la economía circular