domingo. 21.07.2024

¿Cómo reducir la contaminación ambiental y, al mismo tiempo, generar oportunidades laborales y de transporte urbano? Ésa fue la pregunta que se hicieron los creadores de MOBI, la startup de tecnología que comenzó a operar en Bolivia en 2021. La respuesta que encontraron y que comenzarán a implementar a partir del próximo año es por demás intrépida: implementar un sistema de suscripción basado en motocicletas y scooters eléctricas. Además, tiene previsto completar el montaje de una fábrica de motos eléctricas en Asunción, Paraguay.

“Es una apuesta grande porque atacamos varios problemas al mismo tiempo: medio ambiente, movilidad y oportunidades laborales. Permitiremos que las personas accedan a motos y scooters eléctricas para trabajar o transportarse dentro de la ciudad. Lo mejor de todo es que al ser vehículos basados en energías limpias, entre todos ayudaremos a reducir la contaminación ambiental”, explica Ariel Revollo, CEO de MOBI.

MOBI comenzó a operar en Bolivia en el 2021. Inició sus operaciones en Santa Cruz con un sistema de micromovilidad compartida y luego se expandió a Tarija, Cochabamba y Asunción (Paraguay). A mediados de este año y gracias al respaldo de un venture capital y varios inversionistas ángeles, la startup inició una nueva etapa, enfocada en un sistema de suscripción. “Se trata de una evolución, ya que a la experiencia que hemos adquirido en los dos primeros años, le sumamos nuevos desafíos”, agrega Revollo.

La nueva fase de MOBI se lanzará al público en el 2024. En el primer trimestre completará el montaje de una fábrica de motos eléctricas en Asunción, Paraguay. Allí se producirán las unidades cuya tecnología ha sido desarrollada por profesionales Latinoamericanos. Cuando el servicio se lance, a través de una app, las personas podrán suscribirse a tres opciones de vehículos eléctricos: Classic Bike, Ciber Bike y la scooter SLite.

Por una tarifa plana, los usuarios accederán a una moto o scooter que podrán tener con ellos a lo largo del mes y que vendrá con todo incluido: seguro contra accidentes, mantenimiento preventivo, mantenimiento correctivo y reposición de vehículo. Lo más sofisticado será una red de intercambiadores de baterías inteligente (Mobat Station).

Los suscriptores de motos podrán intercambiar sus baterías de manera ilimitada en estaciones que estarán en diferentes puntos de la ciudad. Y lo harán en menos de un minuto. En las Classic Bike, además, podrán vincularse con diferentes ofertas laborales del sector de delivery para acceder a una fuente de trabajo.

 “Los costos de tener una motocicleta para trabajar como delivery pueden llegar hasta los 2.000 dólares al año, incluyendo combustible, seguro contra accidentes, impuestos y otros gastos. A través de nuestro sistema de suscripción, las personas podrán acceder a un vehículo eléctrico que viene con todo incluido desde 59 dólares al mes”, explica Revollo.

Para encarar esta nueva fase, MOBI ha conformado un equipo multidisciplinario compuesto por expertos en desarrollo de logística, software y hardware, además de especialistas en marketing, experiencia de usuario, comunicación e impacto ambiental, entre otros. La startup la conforman profesionales de Bolivia, Paraguay, Perú y Venezuela.

MOBI comenzará a operar en Paraguay y Bolivia en el 2024. Luego se expandirá a Perú y a otros países de América Latina. “Tenemos un plan muy ambicioso para llegar a diferentes mercados. La solución que proponemos es una respuesta a los problemas socio-ambientales y económicos de nuestros países y por ello estamos seguros que generará un gran impacto en nuestras ciudades”, finaliza Revollo.

MOBI lanzará en 2024 un sistema de suscripción y montará una fábrica de motos...