sábado. 15.06.2024
SECTOR AUTOMOTRIZ

La crisis de microchips se quedará "hasta bien entrado 2022", advierten proveedores y fabricantes

Cada fabricante tiene sus propias apuestas, pero los grandes como Ford, Hyundai o General Motors no ven remitir la crisis hasta la primera mitad de 2022 como poco. Tampoco los proveedores.

CRISIS-DE-MCIROCHIPS-1
Ford se ha asociado con el fabricante de chips GlobalFoundries para reducir la dependencia de la taiwanesa TSMC en cuanto a chips de tecnología más antigua.

2022 se ha tomado como un año de transición entre el impacto que ha supuesto la crisis de semiconductores y una relativa vuelta a la normalidad, aunque los pronósticos siguen siendo inciertos.

Cada fabricante tiene sus propias apuestas, pero los grandes como Ford, Hyundai o General Motors no ven remitir la crisis hasta la primera mitad de 2022 como poco. Tampoco los proveedores.

Un impacto que calculan en $us 210.000 millones

CRISIS-DE-MCIROCHIPS-2
CRISIS-DE-MCIROCHIPS-2

"Hemos aprendido muy dolorosamente la lección de que no podemos administrar la cadena de suministro para estos componentes clave como lo hemos hecho", ha reconocido el director ejecutivo de Ford, Jim Farley.

Ford se ha asociado con el fabricante de chips estadounidense GlobalFoundries para reducir la dependencia de la taiwanesa TSMC en cuanto a chips de tecnología más antigua.

La automotriz ha pronosticado una mejora significativa en la segunda mitad del año después de tocar fondo en las ventas de vehículos del primer trimestre de 2021.

General Motors también cree que la escasez de semiconductores disminuirá  en la segunda mitad, mientras que cubran más del 80 % de sus necesidades de semiconductores

Otros grandes como Stellantis han decidido fabricar su propia familia de microchips  con el objetivo de que cubran más del 80% de sus necesidades de semiconductores.

Lo que están haciendo proveedores como Qualcomm (con un aumento de ingresos del 35 %) es priorizar a la industria automotriz para aliviar la presión, aunque otros como Infineon, con sede en Múnich, no esperan que la oferta y la demanda se reequilibren a corto plazo:

"Las restricciones de suministro se mantendrán hasta bien entrado 2022", ha dicho el CEO de la compañía, Reinhard Ploss.

La principal preocupación es que la variante Ómicron desate en China nuevas restricciones, con un parón de la producción, informó Motor Pasión.

En 2021 la consultora AlixPartners calculó que la escasez de microchips le costará ala industria automotriz a nivel global $us 210.000 millones y la pérdida de producción de 7,7 millones de unidades.

La crisis de microchips se quedará "hasta bien entrado 2022", advierten proveedores y...